Europa

Noticias por hora

Euskadi gestionará el régimen económico de la Seguridad Social

Euskadi ha conseguido una de sus reclamaciones históricas. Los Gobiernos central y vasco han cerrado este jueves en Vitoria el calendario de transferencias pendientes del Estatuto de Gernika, una treintena de materias entre las que, después de numerosas negociaciones fallidas, se incluirá la Seguridad Social. La materia, eso sí, queda relegada al último lugar y, según el cronograma, será traspasada en diciembre de 2021. “El clima de entendimiento nos permite avanzar en el acuerdo y en el desarrollo del autogobierno en Euskadi”, ha destacado la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, tras la reunión.
La competencia ha sido siempre motivo de debate. Más que su cobertura legal, las dudas, debido a su complejidad, siempre han surgido en torno al cómo. En base al acuerdo, el Gobierno vasco asumirá su gestión económica, es decir, sus medios económicos, materiales y personales pero sin cuestionarse la unidad del sistema. “Las pensiones las va a seguir pagando y garantizando el Ejecutivo de España, pero la gestión de los fondos, los medios materiales y edificios dependerán del Gobierno vasco”, explican los socialistas vascos.

Dictamen

El Constitucional avaló el traspaso siempre que no se comprometa la unidad del sistema


El Ejecutivo autonómico se encargará de la gestión de las prestaciones, en las que el Gobierno central gasta alrededor de 9.000 millones de euros al año en el País Vasco. También administrará el control de las cotizaciones, la recaudación de cuotas y la organización de los ingresos. La fricción en la materia llegó hasta los tribunales y el Constitucional se pronunció sobre ello, asegurando que la transferencia es posible si no se compromete la unidad del sistema o se cuestiona la titularidad estatal de todos los recursos de la Seguridad Social.
El estudio para traspasar la materia comenzarán en junio de 2021 y se prevé que esté listo para materializarse en diciembre de ese año. El gabinete de Iñigo Urkullu ha celebrado el paso dado, que completará de manera íntegra, 40 años después, el Estatuto de Gernika. “Hoy -ha destacado el portavoz vasco, Josu Erkoreka- es un día importante que nos permite abrir una nueva etapa en las relaciones con el Gobierno central”.
El acuerdo de este jueves pone en marcha un nuevo calendario para llevar a cabo los traspasos a Euskadi, pactados hace un año entre el Ejecutivo de Pedro Sánchez y el vasco pero bloqueado por la inestabilidad política del pasado año en el Estado. Entre las competencias que serán administradas por el País Vasco, destaca también otra prioritaria para el Ejecutivo de Urkullu: la gestión de Prisiones, que adelanta algunos puestos con respecto a los plazos iniciales y debería ser transferida el próximo diciembre. Frente algunas voces críticas que la mezclaban con la situación de los presos de ETA, desde el gabinete de Urkullu recuerdan que este traspaso no tiene nada que ver con la política penitenciaria, que seguirá siendo titularidad del Estado.
Los primeros traspasos, previstos desde hace un año, se producirán ya en marzo. Serán la legislación sobre productos farmacéuticos, seguro escolar y las ayudas previas a la jubilación de trabajadores afectados por EREs, tres materias menores pero que, en el plano político, tienen mucha trascendencia, ya que serán asumidas por Euskadi el 16 de marzo, cuatro días antes del comienzo de la campaña electoral para los comicios autonómicos del próximo 5 de abril.