Europa

Noticias por hora

FC Barcelona Subidón de confianza antes de las visitas a Nápoles y el Santiago Bernabéu


ras una semana en la que barcelonista ha visto cómo su club vivía el enésimo episodio bochornoso de 2020, los jugadores han hablado en el campo. Lo esperable era encontrarse un Barça depresivo y lo que ha terminado apareciendo es equipo que empieza a emitir señales positivas.
El Barça afronta una semana que se antoja decisiva para sus opciones de rascar un título importante esta temporada. Vuelve la Champions para los culés, con la visita a San Paolo y también toca ir a jugar el Clásico al Santiago Bernabéu, un duelo vital por el liderato.
La buena noticia es que el equipo llega a este punto de la temporada con la moral por las nubes. Las cosas empiezan a salir y, aunque todavía hay problemas evidentes en la salida de balón, empiezan a tener claro cómo hacer las cosas. "Llegamos bien. El equipo está absolutamente concienciado. Tenemos a muchos jugadores bien, los jugadores no están cansados y el equipo está muy bien mentalmente", explicó el propio Setién tras la goleada al Eibar.
Además, hay otro factor determinante, que provoca que todo el vestuario gane puntos de confianza. Se trata de la reaparición de Leo Messi en plan goleador. Llevaba unos cuantos partidos más dedicado a asistir que a marcar. Con sus cuatro tantos a los vascos, los culés ya saben que su arma más letal vuelve a estar disponible y a pleno rendimiento.

El factor Braithwaite

También supone un soplo de viento a favor la llegada de Martin Braithwaite al equipo. El danés permite a Setién rotar arriba con mayor asiduidad, dosificar recursos. Además, su debut como jugador azulgrana fue bueno. Demostró estar capacitado mentalmente para el desafío que se le plantea. Futbolísticamente también presentó sus credenciales. Intervino en dos de los goles del Barça y dejó claro a los defensas del Eibar que no conviene olvidarse de él para centrarse en Messi exclusivamente.
Con este clima de optimismo moderado en lo deportivo, el Barça llega a un momento clave de la temporada. Está claro que se echa en falta a gente como Luis Suárez, pero el estado anímico es bueno dadas las circunstancias. Ahora que llega lo importante, el Barça está en condiciones de dar la cara. Qué menos.