Europa

Noticias por hora

La gravedad de los síntomas del coronavirus es inferior en los niños


Aunque en Italia se hayan confirmado los primeros casos de contagio del Covid-19 en niños, el mensaje de los especialistas es de "prudencia, tranquilidad y, sobre todo, no crear alarma social", considera María José Mellado, jefa del Servicio de Pediatría y Enfermedades Infecciosas y Tropicales del Hospital La Paz, de Madrid, y presidenta de la Sociedad Española de Pediatría (SEP).
En el país alpino, el responsable de Sanidad de Lombardía, Giulio Gallera, confirmaba que, por primera vez, se habían registrado varios casos de contagio por coronavirus en menores de edad en Lombardía, aunque ha subrayado que "se encuentran en buenas condiciones", informa Soraya Melguizo. Se trata de una niña de 4 años, dos de 10 y uno de 15, de los que dos están ingresados en sendos hospitales de la región. Todos se encuentran en buenas condiciones y provienen del área de Codogno, la localidad aislada desde hace cuatro días y considerada uno de los focos principales del virus.
A pesar de que en un principio todo parecía apuntar a que el nuevo coronavirus afectaba en menor medida a los niños, estos tienen el mismo riesgo de contagio que un adulto, aunque "sí parece que la enfermedad cursa con menor gravedad, al igual que ocurre con la gripe, lo cual no significa que algún niño afectado se pueda poner grave, como ocurre con cualquier otra patología", subraya Mellado.

COMO LA GRIPE

Transmitir mensajes de tranquilidad es también, y en estos momentos, fundamental para Marisa Navarro, de la Sección de Enfermedades Infecciosas del Servicio de Pediatría del Hospital Gregorio Marañón, de Madrid. El Covid-19 es un virus respiratorio que parece "estar demostrando no ser muy agresivo, pero que, lógicamente, al ser nuevo, nos está pillando sin inmunidad. Su transmisión es elevada, pero lo hace a través de los mismos mecanismos que el virus de la gripe o de un catarro, por ejemplo: por secreciones respiratorias".
Puede estar presente sin síntomas, con escasa sintomatología, similar a un catarro, o cursar con síntomas de infección respiratoria de vías bajas, como el caso de la neumonía.
La pregunta en el aire que se están haciendo todos los padres es: si mi hijo empieza ahora con fiebre alta, tos y parece no respirar bien, ¿qué hago? Las pediatras coinciden: hacer lo mismo que se hubiera hecho el año pasado o si los síntomas se hubieran presentado al principio del invierno, por ejemplo, y vigilar cómo se va desarrollando el proceso, ya que en cualquier caso, las variaciones en los síntomas no son bruscas y muy probablemente su enfermedad esté más relacionada con otros virus que causan gripes o catarros, como rinovirus e influenza.
En caso de no mejoría, consultar con su médico, como se haría en cualquier otra situación. "Es importante -señala Navarro- tener en cuenta el criterio para caso epidemiológico que ha desarrollado el protocolo del Ministerio de Sanidad: haber estado en contacto catorce días antes con personas de las zonas de Wuhan, en China, o del norte de Italia. Mañana, el panorama puede variar, pero en estos momentos no hay motivo de alarma, porque lo más probable es que un niño esté afectado por el virus de la gripe o el rinovirus".

HACER LO DE SIEMPRE

Mellado también se muestra tajante: si un niño enferma, pero no ha venido de un viaje de estas zonas, se debe hacer lo mismo que se ha hecho siempre: administrarle medicación que alivie sus síntomas -paracetamol si es mayor- e ir controlando su evolución: si lleva dos días con fiebre alta y muestra decaimiento, acudir al médico de familia.
Un panorama diferente sería el de niños con sintomatología y que hayan viajado recientemente a las regiones de países de mayor contagio. En estos casos, ambas pediatras consideran que lo más recomendable sería comunicarse con el 112, que el niño se quedara en su habitación hasta que llegaran los servicios médicos, vigilado por sus padres que, en este caso, sí deberían ponerse mascarilla hasta confirmar o descartar la presencia de coronavirus, y decidir cuál sería la actuación más adecuada.

GRUPOS DE NIÑOS CON MAYOR RIESGO

Los niños de riesgo -con cáncer, que han sido sometidos a trasplantes, inmunodeprimidos o con enfermedad cardíaca o pulmonar, entre otras- la actuación "debe ser la misma que se llevaría a cabo ante sospecha de cualquier otra infección" porque, a día de hoy, "no tenemos epidemia en España", subraya la presidenta de la SEP.
Por ejemplo, un niño con cáncer que en casa empieza con malestar o con fiebre alta tendría que acudir a la urgencia del hospital donde le estén siguiendo su patología o consultar con su médico. "No habría que hacer ningún cambio significativo, a excepción de que haya venido de las zonas afectadas o haya tenido contacto con algún paciente de ellas para valorar el cuadro", señala Navarro.
Teniendo en cuenta que este tipo de coronavirus probablemente "se quedará con nosotros" como un virus circulante más, lo esencial en estos momentos "es mantenerse muy expectante, atender prudentemente a las recomendaciones de la Administración sanitaria y, sobre todo, no crear alarma social, que está llevando al desabastecimiento de mascarillas solo indicadas en personal médico y sanitario, y que conlleva a la desazón de la población", dice Mellado.