Europa

Noticias por hora

La zona norte de Italia restringe todos los actos públicos por temor al coronavirus, que ha causado ya tres muertes


El coronavirus causa un tercer muerto en Italia, en Cremona, mientras acaba con el Carnaval de Venecia y la vida pública del norte del país. El responsable sanitario de la región de Lombardía ha confirmado la muerte una mujer de avanzada edad que estaba ingresada en la planta de oncología de un centro hospitalario de Crema, en la provincia de Cremona, a unos 50 kilómetros de Milán.
Este tercer fallecimiento se une al del hombre de 78 años de Vo' Euganeo, en la provincia de Padua (Véneto) y al de una mujer de 77 años que estuvo en Codogno, pero que falleció el pasado 20 de febrero en su casa por complicaciones respiratorias, aunque dio positivo al virus en una prueba realizada tras su muerte. En toda Italia ya son más de 150 los contagiados, 26 de los cuales se encuentran en la UCI.
El brote ha llegado ya a Venecia, una de las ciudades con mayor índice turístico y que estos días celebraba su famoso Carnaval, que ha sido cancelado. Según ha informado el presidente de Véneto, Luca Zaia, son dos las personas contagiadas en la ciudad.
Zaia se ha mostrado muy preocupado y ha anunciado medidas "muy estrictas" para poder limitar los contagios y no sólo en Vo' Euganeo, donde hay 9 casos confirmados y de donde procedía la primera víctima mortal, sino también en Venecia donde ha decidido cancelar el Carnaval. Por el momento, se cuentan 9 contagios en Emilia Romagna, que se suman en Roma los dos turistas chinos y el investigador italiano evacuados de Wuhan, aunque este último fue dado de alta.
Por su parte, el alcalde de Milán, Giuseppe Sala, ha anunciado que ordenará cerrar las escuelas y que aunque "no quiere una ciudad blindada" hay que tomar medidas. Según informa el Corriere della Sera, el gobierno regional de Lombardía ha preparado este domingo una ordenanza muy extensa y restrictiva que a partir de mañana lunes, 24 de febrero, llevará al cierre de todas las escuelas de la región, la suspensión de todos los eventos y el cierre de los lugares de reunión. Se cancelan también las celebraciones religiosas, no hay misas en toda la región. Cines, teatros y museos cerrarán sus puertas, además de las escuelas y las universidades. También evaluarán el posible cierre de las tiendas. El teatro La Scala de Milán no ha esperado a la ordenanza y ha cancelado sus representaciones. También ha cerrado sus puertas la Catedral de Milán. En Lombardía y Véneto han sido aplazadas todas las competiciones deportivas que debían celebrarse este domingo, y no se descarta celebrarlas a puerta cerrada.
También se ha visto alterada la Semana de la Moda de Milán. Algunos desfiles han sido cancelados y otros, como el de Armani, se han celebrado a puerta cerrada. La región de Lombardía ha cerrado pubs y discotecas desde las seis de la tarde del domingo.
La primera víctima mortal se confirmó la noche del viernes. Adriano Trevistan tenía 78 años y estaba ingresado desde hacía 10 días en un hospital del Véneto. Horas después, las autoridades italianas confirmaron la muerte de la segunda víctima, una mujer de 75 de Lombardía cuya identidad no ha trascendido. La mujer, que padecía otros problemas de salud, dio positivo en un test realizado después de fallecer en su domicilio, por lo que será necesario realizar una autopsia para confirmar si el deceso se produjo a causa del coronavirus o fue fruto de una complicación patológica anterior.
Los expertos creen que la mujer podría haber coincidido en las urgencias hospitalarias con el considerado 'paciente 1', un hombre de 38 años que se encuentra ingresado en graves condiciones en el Hospital San Matteo de Pavía, uno de los centros que han sido habilitados en el norte de Italia para hacer frente a la emergencia. Las autoridades italianas consideran a este hombre, que según medios locales se llamaría Mattia, empleado en una sucursal italiana de Unilever y residente en Codogno, el punto de origen a partir del cual se propagó el virus en el norte de Italia.
Todos los pacientes que han resultado positivos en Lombardía habían entrado en contacto con él: su mujer, embarazada de 8 meses, un amigo con el que solía practicar deporte y regentaba un bar, así como el personal sanitario que le atendió y varias personas con las que habría coincidido en las urgencias. Estos, a su vez, habrían difundido el virus entre las personas con las que entraron en contacto creando una cadena de contagio que afecta ya a más de medio centenar de personas en el norte de Italia.
La rapidez con la que se ha propagado la enfermedad ha sorprendido a los especialistas, que están tratando de reconstruir todos los movimientos del denominado 'paciente 1' en los últimos 19 días. La preocupación de las autoridades italianas se centra ahora en averiguar dónde se originó el brote de coronavirus, después de que el viceministro de Sanidad asegurara este sábado que el que era considerado el 'paciente 0' nunca tuvo el virus.

FUERZAS DEL ORDEN

Desde esta domingo han entrado en vigor las medidas aprobadas durante la noche en un consejo de ministros extraordinario para impedir la movilidad de las personas en 11 localidades. El primer ministro Giuseppe Conte reconoció la gravedad de la situación y anunció la movilización de las fuerzas del orden para impedir que los residentes en las áreas sometidas a aislamiento puedan abandonar la zona: "Las Fuerzas Armadas están listas".
Se trata de CasalpusterlengoCodognoCastiglione d'AddaFombioMaleoSomagliaBertonicoTerranova dei PasseriniCastelgerundo y Sanfiorano, en la región de Lombardia, donde viven cerca de 50.000 personas, y Vo' Euganeo, en Véneto, con 4.000 habitantes.
Además de cancelarse algunos eventos públicos en las regiones de Véneto y Lombardía comenzando por todos los programado de la Serie A de fútbol italiana Inter-Sampdoria, Atalanta-Sassuolo y Verona-Cagliari y también se decidió suspender el partido Torino-Parma.
También se han cancelado las actividades universitarias durante toda la próxima semana en Lombardía y Veneto.
Por su parte, la ministra de educación, Lucia Azzolina, decidió suspender los viajes escolares tanto dentro de Italia como al extranjero.
"La gente se ha encerrado en casa y no sale. Están aterrorizados", explica Marcello a través del teléfono desde Codogno, la localidad considerada el foco del brote de coronavirus.
Una de las preocupaciones de los ciudadanos es si podrán encontrar alimentos y por ello, tanto en las localidades como Casalpusterlengo y Codogno, las autoridades envían mensajes informando de que algunos supermercados permanecerán abiertos.
Marcello muestra en sus vídeos paseando por la localidad como de vez en cuando se cruza con alguna persona o circulan coches, pero en general no hay nadie por las calles.
El párroco de Codogno, Don Iginio, se encuentra encerrado en su iglesia de Santa María Inmaculada, y describe a Efe la situación "como tranquila" aunque "con algo de temor por parte de los ciudadanos".
"Yo intento dar confianza a las personas y esperar que todo esto vaya desarrollándose positivamente, pero poco puedo hacer sin salir de aquí, aunque algo inventaremos", explica resignado al teléfono.
Los municipios afectados han emitido una nota en la que piden se respeten las normas "teniendo en cuenta la importancia crítica de la situación de salud" e invitan "a cualquier persona que experimente gripe y síntomas respiratorios, que no vaya al hospital, sino que se comunique con el número de emergencia que se ha puesto a disposición".