Europa

Noticias por hora

El exjugador cumple hoy 40 años entre rejas con su imagen hundida. Fue detenido el 6 de marzo por posesión y uso de pasaportes paraguayos falsificados.

Hasta hace poco, Ronaldinho era sinónimo de alegría. Un crack que encantó al mundo gracias a un talento descomunal que le permitía hacer jugadas inimaginables. El genio de la sonrisa magnética que generaba además una rara simpatía hasta entre los más feroces rivales. Un culé capaz de salir aplaudido de pie por un Santiago Bernabéu perplejo ante su genialidad. Una inspiración para toda una generación. Incluso para uno de los pocos que puede decir que fue mejor que él, Messi. Pero si dentro del campo Ronaldinho era capaz de regatear hasta la propia sombra, fuera del terreno de juego, Ronaldo de Assis Moreira no ha tenido el mismo éxito para desenredarse del marcaje de la Ley.
Detenido desde el pasado 6 de marzo por posesión y uso de pasaportes paraguayos falsificados, el exfutbolista cumple hoy 40 añosencarcelado, en Asunción. Él y su hermano, el también exjugador Roberto de Assis, están bajo investigación por varios delitos. Su detención ha destapado una red de corrupción en Paraguay que ya ha llevado al encarcelamiento de otras 15 personas acusadas de evasión fiscal, lavado de dinero o fabricación de documentos falsificados.
Desde el día que la Policía fue a por él en un hotel de lujo de la capital paraguaya, la Justicia ha rechazado tres peticiones de libertad condicional o prisión domiciliaria presentados por sus abogados. El juez considera que existe "alto riesgo de fuga del país" y que Ronaldinho debe seguir en prisión porque "su libertad podría poner en riesgo la integridad de la investigación".
Si para el resto del mundo el lío en el que Ronaldinho se ha metido en Paraguay ha sido una gran sorpresa, en Brasil, no tanto. Él y su hermano llevan años involucrados en distintas batallas judiciales. En el sur de Brasil, donde la familia Assis tiene la sede de sus operaciones y negocios, existen ocho demandas contra los hermanos, incluidas deudas tributarias millonarias, además de alquileres y tasas de comunidades de inmuebles y locales comerciales de lujo en situación de impago.
Detenido y esposado en Paraguay. 
Antecedentes. Desde noviembre de 2019 existe una demanda colectiva contra el exjugador y otros cinco socios de la empresa '18K Ronaldinho', acusada de una presunta estafa piramidal que prometía ganancias de hasta 2% al día a través de inversión en una criptomoneda. Alrededor de 800 inversores denuncian pérdidas de aproximadamente 65 millones de euros. La empresa no tenía ni registro en la Comisión de Valores Mobiliarios (CVM) , que rige el mercado de inversión en Brasil.
No es la primera vez que Ronaldinho se ve involucrado en una estafa financiera. En 2014 el exjugador se asoció con otra empresa de inversión en criptomonedas, la "Panela FC", que el CVM mandó cerrar un año después por considerar que había irregularidades e ilegalidades en el sistema utilizado.
Ronaldinho tuvo que pagar más de 2M€ de multas por cuatro demandas por delitos ambientales. El exjugador tuvo su pasaporte incautado y 57 propiedades bloqueadas. Durante el proceso, la Fiscalía intervino sus cuentas y encontró sólo 5€ a pesar de que llegó a estar en la lista de los futbolistas más ricos del mundo, con una fortuna acumulada de unos 83M€, según la revista Forbes, en 2015.
"Su único error fue haber utilizado el pasaporte, aunque lo hubiera hecho de buena fe", explica su abogado, Sergio Queiroz, por teléfono desde Asunción. El letrado asegura que Ronaldinho pensó que los pasaportes eran "un regalo" que "habían sido expedidos legalmente". "Él aceptó los documentos como asumió la nacionalidad española en su momento, no imaginó que eran falsos", atestigua Queiroz, que niega que el exjugador hubiera procurado obtener los papeles para hacer inversiones en el país.
De momento, el abogado espera que la investigación en los teléfonos móviles del jugador y su hermano demuestren que ambos no están involucrados en los otros delitos que fueron destapados por la Justicia paraguaya y que puedan "pagar las multas correspondientes por el delito de uso de documentos falsos" y salir de la cárcel "lo antes posible". El problema es que el cierre de las fronteras y la suspensión de las actividades de la Justicia por el coronavirus han retrasado todavía más el proceso que, según Queiroz, "es absolutamente abusivo". A merced de lo que dicte la Justicia, Ronaldinho pasará su 40 cumpleaños lejos de los focos donde brilló como pocos. Entre rejas. Sin fama, ni glamour. Con su imagen y legado hundidos.