Europa

Noticias por hora

El ministro del Interior no descarta que se adopten medidas similares en lo que afecta a las fronteras marítimas y aéreas así como en el transporte públic


Desde la pasada medianoche, sólo los ciudadanos españoles, las personas residentes en España, los trabajadores transfronterizos y aquellos que acrediten, documentalmente, causas de fuerza mayor o situación de necesidad pueden entrar en España a través de su frontera terrestre. Vuelven de esta manera los controles a los límites con nuestros países vecinos para, según explicó el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ayudar al objetivo prioritario de «garantizar la salud pública y doblegar la curva de infectados» por coronavirus. La medida ha sido adoptada después de que el pasado domingo España avisara a Portugal y a Francia de que esta decisión entraba dentro de lo probable. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mantuvo sendas conversaciones con el presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, para tratar este extremo. El Gobierno de Sánchez une así a España al grupo de siete países de la Unión Europea que este lunes notificaron a la Comisión Europea el cierre de sus fronteras interiores. Se trata de Austria, Hungría, República Checa, Dinamarca, Polonia, Lituania y Alemania.
La decisión afecta a las fronteras que separan a España de la Unión Europea, pero no a los territorios de Gibraltar y Andorra. No se trata, aclaró Grande-Marlaska, de un cierre de las fronteras como tal, sino el restablecimiento de los controles. No concierne esta decisión al tráfico de mercancías, que se seguirá garantizando al objeto de asegurar la continuidad de la actividad económica y la protección de la cadena de abastecimiento. Tampoco afectará al personal diplomático acreditado en España, siempre que los desplazamientos que realicen estén vinculados a sus funciones. En la vigilancia de estas fronteras podrán prestar ayuda las Fuerzas Armadas a las fuerzas de seguridad presentes en estos puntos de de control, entre ellos los agentes de los Mossos d’Esquadra, Ertzaintza, Policía Foral de Navarra o policías locales, cuerpos todos ellos que han quedado bajo la dirección del ministro desde el decreto del estado de alarma. También insistió en que se activarán «todos los mecanismos precisos» que permitan a cuaquier español que esté fuera del territorio nacional pueda regresar a su lugar de residencia «a la mayor brevedad». Dentro de este grupo se encuentran también los españoles que se encuentran en Reino Unido, a pesar de que, al menos a efectos fronterizos, el Brexit no se aplica hasta el 31 de diciembre.
Tras su intervención en rueda de prensa desde Moncloa, el ministro del Interior ha dejado la puerta abierta a que se adopten medidas similares de cierre en lo que afecta a las fronteras marítimas y aéreas e incluso en lo que tiene que ver con el uso del transporte público en algunas ciudades. Lo ha hecho en el turno de preguntas formuladas por los medios de comunicación.En concreto, en lo relativo a las fronteras marítimas y aéreas, ha destacado que podrían llegar considerarse todas las posibilidades en función de las circunstancias de cada momento, remitiéndose a una reunión que hoy llevarán a cabo los líderes de la Unión Europea. «Se tomarán las medidas precisas en el momento oportuno», subrayó el ministro del Interior, que advirtió de la necesidad de tener unidad de acción en este terreno.

«Disfunciones» en Cercanías

También fue preguntado el ministro por la posibilidad de adoptar medidas en la utilización del transporte público, después de que ayer, en la primera jornada laboral con el estado de alarma declarado, se registraran en Madrid algunas escenas de aglomeraciones en andenes y vagones de una línea de Cercanías. El ministro no descartó tampoco en este ámbito tomar una decisión más contundente, que pudiera pasar por el cierre total del transporte pública y reconoció alguna «disfunción» en este servicio de Cercanías.
Al margen de las medidas relativas a las fronteras terrestres de España, Marlaska quiso lanzar ayer un mensaje optimista: «Estoy convencido que lo vamos a conseguir a corto plazo, que unidos saldremos adelante».