Europa

Noticias por hora

en Logroño una mujer de nacionalidad colombiana


La Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de la Jefatura Superior de La Rioja detuvo recientemente en Logroño a una mujer de nacionalidad colombiana por un presunto Delito de Trata de Seres Humanos con fines de Explotación Sexual, favorecimiento a la inmigración clandestina y prostitución coactiva.
Se trata de un dispositivo conjunto llevado a cabo con su homóloga de la Jefatura Superior del País Vasco
La investigación comenzó el pasado mes de noviembre con motivo de un control rutinario llevado a cabo en un club de alterne de Erandio, cuando los agentes de policía se entrevistaron con una mujer que les manifestó haber sido víctima de explotación sexual en un domicilio de Logroño.
Una vez en la Jefatura Superior de Policía del País Vasco, en Bilbao, y tras la asistencia y protección necesarias, la mujer explicó a los investigadores que había sido captada en Colombia por la ahora detenida, también natural de este país y de 43 años de edad, con falsas promesas de trabajar en un restaurante de su propiedad.

«Modus operandi», el engaño

Dicha mujer llegó a España procedente de Colombia tras la falsa promesa por parte de la detenida de trabajar en un restaurante de su propiedad, algo que resultó falso, ofreciéndole dinero para sufragar los gastos del billete, reservas de hotel contrayendo una deuda, para cumplir los requisitos de entrada en nuestro territorio, motivos estos por los que posteriormente contrajo una deuda económica, la cual obligó a resarcirla ejerciendo la prostitución, repitiendo este «modus operandi» con otras mujeres que también eran engañadas por ella.
Ante lo relatado se activó el Protocolo Marco de Protección de las Víctimas de Trata de seres Humanos y los agentes le dispensaron protección como testigo protegido.
Los agentes comprobaron que la ahora detenida captaba en este país a otras mujeres bajo promesas falsas de empleo, a las cuales trasladaba a España con todos los gastos de vuelo y alojamiento pagados. Una vez en destino, eran trasladadas a la localidad de Logroño, donde se las obligaba a ejercer la prostitución para poder devolver la deuda adquirida.

Entrada y Registro

La estrecha colaboración de ambas Brigadas intercambiando información, realizando comprobaciones sobre lo manifestado, llevando a cabo vigilancias y seguimientos en torno al domicilio y a la detenida, y presentando dichas evidencias en sede Judicial desembocó en que el Juzgado de Instrucción número 2 de Logroño, autorizó la entrada y registro del domicilio. Los agentes establecieron un amplio dispositivo en el que además de la detención de la presunta autora de un delito de Trata de Seres Humanos con fines de Explotación Sexual, se constató la presencia de otras cinco mujeres en el mismo domicilio.
Durante dicho registro, se incautó diversa documentación contenida en libretas y hojas sueltas, donde se registraban los cobros y demás movimientos referentes a los servicios sexuales, mil trescientos euros en efectivo, gran cantidad de billetes de avión, justificantes de numerosos envíos de dinero, así como 14 terminales telefónicos, que los agentes siguen estudiando pormenorizadamente, por lo que la operación sigue abierta no descartando futuras detenciones.