Europa

Noticias por hora

Italia suma un récord de más de 600 muertos en una jornada y supera ya los 4.000 fallecidos


Italia ha sumado otros 627 muertos por coronavirus más en las últimas 24 horas, una cifra récord desde que se confirmó el primer caso, por lo que el balance de víctimas mortales se eleva ya por encima de los 4.000.
En total, según ha informado el jefe de la Protección Civil italiana, Angelo Borrelli, ha habido hasta el momento 4.032 "muertos con coronavirus, no por coronavirus". Además, se han contabilizado otros 4.670 nuevos casos en todo el país, un 15 por ciento más, por lo que el cómputo total es de más de 47.000 contagios.
Según Borrelli, hay 2.655 personas ingresadas en cuidados intensivo, 16.020 hospitalizadas y 19.185 en aislamiento en sus casas. Por otra parte, en el último día otras 689 han superado la enfermedad Covid-19, por lo que el total de pacientes curados asciende a 5.129.
El titular de Protección Civil ha puesto en valor que "cuando comenzó la emergencia teníamos 5.400 plazas en las unidades de cuidados intensivos y ahora estamos alrededor de las 8.000 y siguen aumentando".
En declaraciones previas a Rai Radio2, Borrelli ha apuntado a que "quizá el pico (de la pandemia) no llegará en la próxima semana sino en la siguiente". "Todos dicen que nos dirigimos hacia el pico (de casos) y esperamos que ocurra cuanto antes", ha reconocido.
Por su parte el presidente de Italia Longeva, el geriatra Roberto Bernabei, ha indicado durante la rueda de prensa diaria de Borrelli que el decreto de confinamiento del Gobierno tiene diez días, "hay que esperar al menos un par de semanas para ver los resultados de las medidas adoptadas".
Asimismo, ha subrayado que solo el 0,8 por ciento de los fallecidos no presentaba ninguna patología mientras "el 25 por ciento tenía dos o tres patologías". "Los factores de riesgo son la edad pero también patologías como la hipertensión, cardiopatías, diabetes", ha explicado.
Bernabei también ha subrayado que "menos del 10 por ciento de los muertos tiene menos de 60 años, todos los demás están por encima" de esa edad y que "la edad media de los contagiados en Italia es de 63 años, frente a los 46 de los chinos".
LOMBARDÍA SE MANTIENE A LA CABEZA
En Lombardía, la región más golpeada por la pandemia, el total de casos se eleva ya a 22.264, tras sumar 2.380 en el último día, mientras que los muertos ascienden a 2.549, después de que se hayan contabilizado otros 381 fallecidos. En Emilia Romaña hay ya 5.968 casos y 640 fallecidos, mientras que en Véneto los casos ascienden a 4.031 y los muertos son 131. En Lazio, donde se encuentra Roma, hay 1.008 casos y 43 fallecidos.
Según el consejero de Bienestar de Lombardía, Giulio Gallera, se está sopesando la posibilidad de recibir médicos de otras regiones del país para poder afrontar la emergencia. "Hoy hemos recibido la disponibilidad en este sentido de cinco regiones", ha señalado. Los médicos procederían de Toscana, Calabria, Sicilia, Trentino y Basilicata.
Además, mañana llegarán a la región del norte de Italia "52 médicos y enfermeros especializados en enfermedades infecciosa desde Cuba". Vendrán a sumarse, ha añadido, al hospital de campaña que se ha inaugurado esta mañana en Cremona por Samaritan Purse, una ONG de la iglesia evangélica estadounidense. Dicho hospital, ha precisado, contará con 60 camas y ocho puestos de cuidados intensivos.
El presidente de Lombardía, Attilio Fontana, ha hablado este viernes con los principales alcaldes de la región, con quienes coincide en la necesidad de endurecer las medidas, un mensaje que ha indicado va a trasladar al Gobierno.
En concreto, ha dicho, se solicitará "limitaciones a las actividades físicas, el fin de toda actividad en oficinas y estudios profesionales, en las obras, en las actividades comerciales y la evaluación de aquellas filiales que puedan considerarse ajenas a las que son esenciales para nuestra región".
DESPLIEGUE DEL EJÉRCITO EN MILÁN
Mientras, en Milán, 114 soldados se sumarán a las fuerzas de seguridad para ayudar en los controles. Fontana ha resaltado que "la presencia de los militares tiene un gran efecto disuasorio, quizá uno los vea por la calle y se lo piense dos veces antes de salir", ha comentado.
Según el presidente de Lombardía, el jefe de Estado, Sergio Mattarella, está de acuerdo con él en el uso del Ejército en la situación actual. Por ello, ha añadido, desplegar 114 militares "no quiere decir prácticamente nada". "Creo que habría que añadir al menos un cero para empezar a hablar seriamente del problema", ha defendido.
También coincide con la necesidad de recurrir al Ejército el líder de la Liga, Matteo Salvini, quien además ha apostado por que "una vez terminada la emergencia" se replantee "el servicio militar y civil obligatorio, con nociones de primera intervención".
Por su parte, el ex primer ministro Silvio Berluconi, natural de Lombardía, ha asegurado que vive "preocupado y angustiado" la situación actual. En declaraciones a Radio Rai1, ha subrayado que el país está "en guerra". "Y en la guerra uno cierra filas en torno a quien tiene la responsabilidad de gobernar", ha defendido.
No obstante, ha dicho, "nuestra idea de Italia sigue siendo totalmente incompatible con la de la izquierda pero somos una oposición seria y responsable con nuestra obligación de cooperar". Cuando todo acabe, ha añadido el líder de Forza Italia, será el momento de discutir sobre "los errores cometidos". "Ahora no es momento de recriminaciones ni polémicas", ha insistido.
Entretanto, las autoridades de Roma han informado de que durante este fin de semana la Policía de la capital procederá a controlar los vehículos que circulen por sus calles, en un intento por evitar que los residentes salgan de sus casas a menos que sea estrictamente necesario.
Según la circular, recogida por la RAI, "la eventual fila de coches solo debe interrumpirse en presencia de una evidente situación de peligro para la seguridad de la circulación".
MAYORES RESTRICCIONES AL MOVIMIENTO
El Gobierno de Italia ha decidido este mismo viernes tras registrar su jornada de mayor mortalidad nuevas medidas para hacer frente al coronavirus, por lo que ha anunciado una mayor restricción de los movimientos de la población.
En este sentido, el Ministerio de Sanidad ha ordenado en un comunicado el cierre de todos los parques y patios de recreo y ha prohibido cualquier tipo de actividad de ocio al aire libre.
Sin embargo, realizar ejercicio físico de forma individual sigue estando permitido, siempre y cuando se realice "cerca de casa".
Los bares y restaurantes de las estaciones de trenes y gasolineras también permanecerán cerrados y los traslados a "segundas residencias para pasar el fin de semana" quedan prohibidos.
"Tenemos que hacer más para limitar el contagio. Garantizar la distancia social es la clave", ha asegurado el ministro de Sanidad, Roberto Speranza.