Europa

Noticias por hora

La alcaldesa dice que derribará el viejo cuartel lo antes posible


El Ayuntamiento de Calahorra se dispone demoler a la mayor brevedad posible el viejo cuartel de la Guardia Civil toda vez que considera que ya no existe figura de protección sobre el edificio, se tiene por competente para decidir sobre él, cuenta con el proyecto para el derribo y dispone del montante económico necesario para ello.

Así lo ha dicho la alcaldesa de Calahorra en una rueda de prensa convocada esta mañana en la Casa Consistorial. Garrido ha comenzado su intervención diciendo que “el Ayuntamiento de Calahorra ha recuperado la capacidad de decidir sobre el futuro del viejo cuartel de la Guardia Civil”. De esta manera iniciaba una recapitulación de los hechos que se han sucedido para llegar a la situación actual en la que el Consejo del Patrimonio ha retirado la protección al edificio.

Garrido ha recordado que fue el 23 de enero de 2019 cuando –por iniciativa particular de un arquitecto de Calahorra– se incoó el expediente para estudiar la posible protección y la declaración de Bien de Interés Cultural que finalmente han quedado desestimados.
“Un año después –ha dicho la alcaldesa– ha pasado el plazo máximo para resolver así que el expediente quedó caducado y por tanto la casa cuartel no tiene ya ningún tipo de protección”.
Igualmente ha precisado que “la anterior consejera del ramo, Leonor González Menorca dejó sin resolver el asunto al no firmar la declaración de Bien de Interés el pasado verano”.

Así las cosas, el pasado 24 de enero un oficio de Alcaldía inicia la tramitación de un expediente “con el objetivo de recabar informes técnicos suficientes que nos pudieran llevar a una decisión sobre la necesidad o no de catalogar el cuartel y sobre sus características”.

Paralelamente el Ayuntamiento se encuentra en el trámite de revisar el Plan General Municipal –que define los usos, destino y edificabilidades del suelo consistorial y sus edificios– proceso en el que es necesario disponer de diversos informes sectoriales de organismos vinculados al Urbanismo.

INFORMES A FAVOR Y EN CONTRA

Uno de esos informes procede de la Comisión de Patrimonio del Gobierno de La Rioja y fue redactado por el Consejo Superior de Patrimonio Cultural Histórico y Artístico. Elisa Garrido ha leído su parte fundamental según la cual “debe catalogarse el conjunto correspondiente al antiguo cuartel de la Guardia Civil (…) obra del arquitecto Agapito del Valle por constituir un interesante ejemplo de arquitectura racionalista en La Rioja”. Igualmente el informe dice que “la ordenación de la manzana deberá modificarse de forma que se adapte al conjunto protegido (…) pudiendo incluir nuevas edificaciones siempre que las mismas sean compatibles con la conservación de los valores que justifican la protección y en concordancia con el diseño original”.

La alcaldesa ha dicho que este informe “es preceptivo, pero no vinculante” pues entiende que “el Catálogo de Protección del Plan General Municipal, al igual que el mismo Plan General, es competencia del propio Ayuntamiento”.
Abundando ha declarado que “así como el Consejo Superior de Patrimonio nos puede hacer indicaciones sobre las fichas de protección que ya tenemos sobre los bienes de interés cultural (…) no puede indicar que iniciemos este tipo de protección. Por lo tanto –ha añadido– con fecha 2 de marzo de 2020 este Ayuntamiento presentó alegaciones al informe sectorial preceptivo y no vinculante”.

Estas alegaciones fueron resueltas y la Comisión de Patrimonio decidió aceptarlas por lo que, según Garrido, no existe ya figura de protección alguna.
El cambio de 180 grados en la decisión de las autoridades de Patrimonio ha sido comentado por la alcaldesa a preguntas de LA BRÚJULA, subrayando que en realidad “no se terminó de tomar una decisión sobre el cuartel (…) y probablemente se tomó una primera decisión sin tener la suficiente documentación e información de las dos partes –Colegio de Arquitectos y Ayuntamiento– pues simplemente se había tomado en consideración los aportes de documentación realizados por el Colegio de Arquitectos y no se había tomado en cuenta la documentación municipal que sí se pudo tomar en cuenta el viernes pasado incluso con la comparecencia de la propia arquitecta municipal en la comisión para resolver cuantas preguntas tuvieran sobre el edificio”.

De la misma manera, contra “la propuesta de máximos abanderada por el Colegio de Arquitecto de La Rioja que persigue la protección integral y que entendemos disparatada e irracional”, la alcaldesa calagurritana ha presentado informes de técnicos, uno de los cuales –de un arquitecto externo– “no ve elementos arquitectónicos que merezcan protección”, mientras que otro –del arquitecto responsable de la Unidad de Casco Antiguo– considera el viejo cuartel “en ruina funcional, estructural y económica” y estima que “su recuperación costaría más de tres millones de euros”.
Elisa Garrido se ha mostrado aliviada por verse librada de esta “espada de Damocles” que pendía sobre el Consistorio.

También ha dicho que existe un último fleco para llevar a cabo el derribo y que depende de un compromiso ya existente de su grupo político con la asociación Amigos de la Historia de Calahorra, colectivo al que en una primera reunión “transmití que me iba a preocupar de que el viejo cuartel no tuviera ningún tipo de protección (…) y que una vez conseguido me reuniría con ellos nuevamente para tomar una decisión escuchando sus propuestas y tratando de tomar una decisión de consenso, si pudiéramos llegar a ella”.

Tal reunión se producirá mañana, martes, pero un acuerdo es incierto si tenemos en cuenta que Amigos de la Historia ha venido defendiendo una protección parcial para conservar el torreón, la fachada principal y la zona de oficinas del viejo cuartel.
La declaración final sobre el derribo ha hecho referencia a la “postura sensata de Amigos de la Historia a quienes hay que escuchar”; pero también ha declarado la alcaldesa que “si puedo licitar [el derribo] la semana que viene, lo haré”.

DESTINO DEL SOLAR

En cuanto al destino del solar, el Equipo de Gobierno Municipal del PSOE lo vincula a un proyecto de desarrollo ambicioso y más amplio que incluye convertir en bulevares las calles Bebricio y Gallarza, que limitan el espacio en paralelo.

Elisa Garrido ha recordado que las disensiones entre partidos con representación municipal sobre el uso del terreno finalizaron con un acuerdo que quedó reflejado en el Plan General Municipal y que contempla la creación en superficie de una zona verde que podrá ser arbolada que reservará un espacio para un posible uso dotacional, una superficie comercial en la planta –1 (para la que ya se han recibido ofertas) y un aparcamiento también subterráneo.

No obstante la alcaldesa no ha revelado detalles y asegura que hay que aún han de acordar si los aparcamientos serán de uso público o si se venderá parte de ellos así como otras importantes decisiones.


PROTECCIÓN PARA EL ANTIGUO SEMINARIO

Por otro lado, el Ayuntamiento solicitó la declaración de Bien de Interés Cultural con categoría de monumento para el edifico denominado “Antiguo Seminario Conciliar” que está situado en la calle Arrabal, detrás de la Catedral, “con intención de darle uso”, ha dicho Garrido.
Esta declaración ha sido admitida por la Dirección General de Cultura que ha incoado el expediente de protección, lo que será notificado al Ministerio del mismo ramo para su anotación en el Registro General de Bienes de Interés Cultural. Esto permitiría concursar al antiguo seminario en las subvenciones ministeriales para sus obras de recuperación.