Europa

Noticias por hora

Las residencias de mayores críticas piden casi a la desesperada apoyo laboral


Las residencias de mayores en situación crítica y con más casos de coronavirus están haciendo llamamientos, en algunos casos casi desesperados, ante las carencias de personal para atender a los ancianos después de los positivos detectados entre su plantilla y las cuarentenas preventivas.
En respuesta, el Gobierno regional habilitó este miércoles la posibilidad de hacer contrataciones de personal de centros de día -ahora cerrados con el estado de alarma- para que puedan prestar servicio en las residencias y, según aseguro el portavoz del Ejecutivo, Chus del Río, «estamos poniendo también en contacto a los centros que solicitan personal con empresas especializadas para cubrir sus necesidades». «Los ayuntamientos, que tienen sus bolsas de empleo, también están colaborando y hay contacto telefónico diario con todas las residencias a través de la Oficina de la Presidenta; se hará lo que haga falta para superar cualquier carencia de personal pero son ellos, en el caso de las residencias privadas, los que tienen que contratar».
El mensaje más alarmante fue el publicitado por el Hospital del Santo, de Santo Domingo de la Calzada, por redes sociales: «Ante el aumento de casos positivos tanto en residentes como en trabajadores que cogen la baja, estamos muy mermados», explica el centro. Allí atienden a trece residentes (con datos de este miércoles) con coronavirus. «Si alguien estuviera interesado en trabajar en el centro -con la situación actual no es necesario tener cualificación- o colaborar apoyando en las horas de las comidas, desayunos y cenas, por favor hacérnoslo saber».
El mensaje continúa advirtiendo de que «sabed también que se va a estar en contacto con personas que son positivas en COVID-19», para concluir que «ahora más que nunca os necesitamos».

Los Jazmines

Haro es otra de las localidades con mayores problemas de positivos. La residencia Los Jazmines tiene confirmados 34 casos de infección por COVID-19 entre los residentes. Jesús Alloza, director de comunicación de Viamed, compañía que gestiona el centro, explica que «la situación es complicada porque el coronavirus ha golpeado a Haro y por ende a nuestra residencia». «Tenemos -sigue- 24 trabajadores incapacitados por el COVID-19, pero estamos recibiendo el apoyo tanto de la Consejería de Servicios Sociales como del Ayuntamiento». En todo caso, Alloza señala que «las carencias de profesionales siguen siendo un problema para nosotros, como lo es el material, que, aunque tenemos, llega con cuentagotas».
El Consistorio jarrero emitió este miércoles por la mañana una nota en la que pedía trabajadores: «Varias empresas se han puesto en contacto solicitando la ayuda de personas con formación sanitaria. De este modo se requiere personal que no esté en activo o estudiantes de último curso que puedan prestar su ayuda».
También la residencia Nuestra Señora del Pilar de Alfaro, con ocho positivos y tres fallecidos, está reclamando trabajadores urgentemente. «Nos necesitan, es el momento de ayudar», invita la Fundación Rey Ardid en redes sociales y llama a incorporarse a su plantilla a cualquier persona que quiera colaborar, incluido personal de cocina o limpieza «ahora que la hostelería ha parado», pero sobre todo «auxiliares de geriatría». «Si alguien considera que puede ser útil y quiere ayudar, que nos mande el currículum», explican desde la Fundación. En todo caso, ayer mismo el Gobierno riojano y el Ayuntamiento de Alfaro pusieron en contacto a Rey Ardid con una empresa especializada para facilitarle trabajadores.

Otras residencias

En el resto de residencias de La Rioja la situación, al menos por ahora, es más tranquila, aunque también hay quejas, por personal y por falta de material. En Autol, el centro es de titularidad municipal y la alcaldesa, Catalina Bastida, asegura que «las trabajadoras están haciendo lo que no está escrito para atender a los ancianos». «Estamos proporcionado EPI desde el Ayuntamiento porque del gobierno regional solo se ha recibido una mínima parte de lo necesario». Bastida ha pedido al Gobierno que traspase a los ocho auxiliares del centro de día a la residencia para solucionar el problema -algo que ya se está haciendo- y se está aislando a los que tienen síntomas. «Es gente muy mayor, y si tenemos que equiparnos los concejales, alcaldesa y familiares para atenderlos, lo haremos porque no vamos a abandonar a nadie», termina Bastida.
No todas las residencias facilitan información. Es el caso de Montes Claros, de Albelda. En la residencia Ruiz, de Ventas Blancas, confirman que están bien, al igual que en la residencia Misioneras Nuestra Señora del Pilar, de Nalda.

Los datos

Los datos ofrecidos este miércoles por el portavoz del Gobierno de La Rioja, Chus del Río, señalan que hay 90 positivos en residentes en once centros de la región, que son el 8% del total de los mayores cubiertos por la red asistencial (1.146 personas). Tres son las residencias más afectadas (Los Jazmines, en Haro, con 34 casos; el Hospital de Santo Domingo, con 13; y la residencia del Pilar de Alfaro, con 8 positivos de COVID-19 hasta el martes), mientras que el número de muertos que estaban internados alcanza ya las siete personas, es decir, casi el 20% del total de fallecidos (37) en la región.
El Ayuntamiento de Alfaro llegó a solicitar este miércoles que la Unidad Militar de Emergencias (UME ) intervenga para, además de las labores de desinfección, refuerce la labor asistencial con los usuarios. Consultada la UME por este punto, aseguran que están dedicando todos sus esfuerzos a los trabajos de apoyo y limpieza. En la misma línea, el Gobierno riojano descarta que, hoy por hoy, los efectivos de la UME vayan a intervenir directamente en las residencias, más allá de la desinfección.