Europa

Noticias por hora

Menos tráfico, menos peatones y acceso modificado a las villavesas en Pamplona por el estado de alarma


Menos tráfico, menos peatones, cajeras de supermercado con mascarillas, trabajadores de Correos con guantes, acceso a los autobuses del transporte urbano por una puerta trasera, y comercios y bares cerrados son algunas de las imágenes que deja en Pamplona el estado de alarma decretado para toda España por el coronavirus.
Es habitual ver por el centro de la ciudad tránsito de personas y de vehículos, pero, según han informado desde la Policía Municipal de Pamplona, la presencia de peatones y coches en la ciudad es mucho de menor de lo habitual. "La idea que tenemos es que la inmensa mayoría de la ciudadanía ha cumplido y está cumpliendo con la normativa", han explicado fuentes de la Policía Municipal.
Todos los bares, restaurantes, comercios y demás establecimientos han echado el cierre, salvo aquellos en los que está autorizada su apertura (supermercados, farmacias, entidades financieras). Muchos de ellos informan a sus clientes de la situación con avisos en sus persianas. Algunos recogen mensajes como 'Yo me quedo en casa'.
En los supermercados, algunas cajeras están trabajando con mascarillas. Una de estas tiendas en el Segundo Ensanche informa mediante un cartel en su entrada que la tienda tiene aforo limitado. En todo caso, no se han apreciado aglomeraciones en distintos supermercados del Segundo Ensanche pamplonés.
Por otro lado, trabajadores de Correos realizan el reparto con guantes. El acceso a las villaveas se realiza por la puerta trasera y sólo se puede pagar con tarjeta, haciéndolo además en la máquina que está detrás del puesto del conductor. Los autobuses llevan un cartel en la puerta delantera en la que se informa de que no se puede acceder por ella.
También están circulando a lo largo de la mañana patrullas de la Policía Municipal de Pamplona y de la Policía Foral, que el domingo tuvieron que realizar un intenso trabajo en el control de personas que estaban incumpliendo el estado de alarma, saliendo a la calle a pasear o a hacer deporte.
Otras escenas que deja la mañana en Pamplona es la de trabajadores de distintas obras en la ciudad, como las que se llevan a cabo en el Primer Ensanche, repartidores de distintas empresas, trabajadores de limpieza, o personas paseando a su perro.