Europa

Noticias por hora

ocho muertos en un solo día y elevar la cifra total hasta los 15



«Las cifras sólo nos permiten calificar este día como el más duro en La Rioja desde que comenzó la pandemia por el COVID-19». Las palabras de la consejera de Salud, Sara Alba, durante la rueda de prensa de ayer para dar cuenta de la última hora en referencia a la evolución de la pandemia en la Comunidad sonaban como una lapidaria sentencia. Este sábado se registraron ocho nuevos fallecidos por coronavirus en un sólo día, lo que provocó que la cifra total de muertos más que se duplicara hasta fijar en quince las víctimas que se ha cobrado ya el virus.


De los nuevos fallecidos, cuatro mujeres y un hombre tenían edad avanzada mientras que otros tres varones eran de mediana edad. En todos los casos concurría el agravante de que sufrían patologías previas, factor de riesgo que se está demostrando determinante en todos los fallecidos registrados en La Rioja hasta el momento.
Además, se confirmó también el mayor número de casos positivos por el virus desde que se registró el primer contagiado, el pasado 2 de marzo, tras sumar 67 más y elevar la cifra total de afectados hasta los 564. De ellos, según los datos aportados por Salud, 128 permanecían en ingreso hospitalario ayer (6 más que el viernes), mientras que los más graves, 17 en total, están en la Unidad de Cuidados Intensivos del San Pedro, que incrementó así el número de pacientes en dos más con respecto al día anterior. En cuanto a las altas, habían sido 18 en las últimas 24 horas (tres nuevas a la jornada anterior).
Mientras la fase ascendente del contagio sigue sin dar señales de suavizarse, en total en La Rioja se habían descartado hasta este sábado 1.248 casos por PCR negativa (72 más que el día anterior). El teléfono 941 29 83 33 atendió sólo este sábado 686 llamadas y se realizaron 82 salidas de intervención domiciliaria, lo que eleva la cifra total a 1.318 salidas desde que comenzó la pandemia en la comunidad.
Según explicó Enrique Ramalle, director general de Salud Pública, «el número de casos sigue la lógica de la difusión de la epidemia, donde ya no podemos hablar de focos concretos sino de transmisión comunitaria mantenida». Preguntado al respecto sobre cuándo se prevé que comiencen a tener impacto en las cifras las medidas de contención que se vienen aplicando desde la entrada en vigor del Decreto de Estado de Alarma, el pasado sábado 14 de marzo, Ramalle apuntó que «habrá que esperar al menos ocho o diez días más para ver el descenso de la curva».
Con estos casos, la famosa «curva» de la epidemia sigue en La Rioja escalando con una pendiente que hoy es más empinada que nunca.

Plan de choque

Ante este escenario, Salud ha puesto en marcha un plan de choque con tres iniciativas dirigidas a proteger a los grupos de riesgo. Una de ellas irá dirigida a blindar las residencias y los centros sociosanitarios. Como segunda medida, el CRMF de Lardero se convierte, a partir del lunes, en un centro intermedio de convalecencia destinado a acoger a todos aquellos afectados por COVID-19 que reciban el alta hospitalaria para que cumplan en él la cuarentena antes de regresar a casa. Por último, el paquete de medidas puesto en marcha por Salud contempla activar un plan de apoyo psicológico para todos los ciudadanos y, especialmente, el personal sanitario.
Sara Alba advirtió de todos modos: «No serán las últimas medidas que tomemos». Añadió así mismo que «al COVID-19 lo venceremos entre todos, con la colaboración de todos y protegiendo de manera prioritaria a los más vulnerables». En este sentido, Ramalle insistía en que «la mejor forma de combatir esta enfermedad es quedándose en casa, manteniendo la distancia social y con medidas de higiene».