Europa

Noticias por hora

Diez comunidades contabilizan al menos 419.000 casos posibles de coronavirus


Los casos confirmados de coronavirus en toda España ya rozan los 190.000. Esa cifra, actualizada a diario, incluye a todas las personas que han dado positivo en una prueba diagnóstica. Pero hay otro dato que ayuda a hacerse una idea de la dimensión de la pandemia: el de casos posibles de coronavirus. Se trata de personas que no han sido sometidas a ningún test, pero cuyo diagnóstico encaja con la de un paciente enfermo por covid-19. Las diez comunidades que recogen este dato suman al menos 419.000 casos posibles acumulados, según la información que ha recopilado EL PAÍS. Madrid y Cataluña concentran el 73% de ellos.
El Ministerio de Sanidad define como casos posibles los pacientes que tienen infección respiratoria aguda leve y a los que no se ha realizado ninguna prueba de diagnóstico, bien sea una PCR (la más fiable) o una prueba rápida de anticuerpos. Para la realización de los test se priorizan las personas que requieren ingreso hospitalario y el personal de servicios esenciales, como los sanitarios. En una situación como la actual, donde ya hay transmisión comunitaria del virus, los centros de atención primaria consideran los casos con infección respiratoria aguda leve directamente como casos posibles, sin que se realice la prueba de detección. Las personas diagnosticadas como posibles casos tienen que quedarse aisladas en su propia casa al menos dos semanas.
Los protocolos del Ministerio de Sanidad al respecto, actualizados el 11 de abril, detallan cómo hacer seguimiento de estos posibles casos, tanto por vía telemática (principalmente telefónica), como en los centros de salud. A las personas identificadas como posibles se recomienda que se autoaislen en su propio domicilio hasta 14 días desde el comienzo de los síntomas. El protocolo prevé, además, que los centros realicen una revisión telefónica en 24 y en 48 horas para verificar que los síntomas sigan siendo leves. Si empeoran o si el paciente es identificado como población de riesgo, se le traslada a un centro hospitalario, donde, en principio, se le realiza un test.
El dato de los casos posibles varía más rápido que el de los confirmados, ya que depende de un diagnóstico que puede no ser presencial. Lo ejemplifican bien las cifras de la Comunidad de Madrid: los casos posibles activos (esos que a aún están en vigilancia) eran 45.000 el 7 de abril y en 10 días se han reducido hasta los 21.164 de este jueves.
Aún sin tener la fiabilidad de una prueba diagnóstica, la cifra de casos posibles está siendo clave en la reacción de las comunidades ante el virus: “Esta actuación desde Atención Primaria ha sido fundamental hasta ahora para la detección precoz, los cuidados adecuados, aislamiento y seguimiento domiciliario o derivación a otro de los niveles asistenciales”, explica Rafa Cofiño, director general de Salud Pública de Asturias. Y seguirá siendo importante “en la nueva fase de transición de la pandemia, cuando haya que ser muy estrictos con la detección precoz y el estudio de contactos”.
Ildefonso Hernández, portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública (Sespas), coincide en que será decisivo llevar un seguimiento de los casos posibles. Lo explica con un ejemplo: “En fase de salida no todos los territorios (pensemos en los rurales, por ejemplo) van a tener la misma capacidad diagnóstica para saber qué es un caso”. Para empezar, definir un caso mediante PCR requiere tener un laboratorio de microbiología con equipamiento especializado del que hospitales pequeños carecen: “Imagina que una persona llama desde su casa en Bielsa o en cualquier otro sitio aislado, acude al médico y tiene síntomas compatibles, quizá ha tenido contacto con un caso. Le pueden hacer una prueba de anticuerpos y que dé negativa. Quizá vuelve en unos días si la sintomatología continua, pero si no vuelve en esas condiciones considerarlo posible es razonable. Es muy probable que sea covid-19”.

Sin un criterio claro

El viernes de cada semana, las comunidades deberían enviar al ministerio un resumen semanal de los casos posibles. Pero la falta de coordinación en la recogida de los datos hace que no todas estén recopilando la información de la misma forma, algo que, según Ildefonso Hernández, puede depender de la capacidad de notificación de los médicos de primaria o de que en unos territorios se haya empezado más tarde a reportar.
Andalucía, Galicia o la Comunidad Valenciana no hacen público esta cifra. Castilla y León, en cambio, ha sido una de las primeras comunidades en comunicar a diario el número de diagnosticados en atención primaria: hay 38.444 personas con sintomatología compatible (más de 44.000 acumuladas) y su curva ya ha empezado a aplanarse. Extremadura y Asturias también actualizan el dato a diario en su página web.
En el País Vasco, el rastreo de los casos posibles se realiza a través de una aplicación para teléfono móvil: hasta este jueves, 3.502 personas aseguraban tener posibles síntomas y a 615 se estaba realizando seguimiento médico a través de la propia aplicación, considerándolos como casos probables.
En la Comunidad de Madrid se realiza un seguimiento telefónico a través de los servicios de atención primaria, con un registro actual de unas 26.164 personas. En Cataluña, un cambio de criterio en la recogida y difusión de datos ha hecho que desde esta semana se incluya en el informe diario el número de casos posibles. Este jueves eran 55.195 personas.

Seguimiento de contactos

Además de recoger el número de casos posibles, hay comunidades, como Asturias, que están haciendo un seguimiento de los contactos de enfermos de covid-19 confirmados. Castilla-La Mancha, por ejemplo, hace este rastreo de contactos. Hasta la fecha se han identificado más de 20.000 contactos estrechos de los confirmados, a los que también se han recomendado 14 días de cuarentena. En Murcia, a través de la red de centros de salud local se ha identificado a más de 26.000 personas como contactos estrechos de casos positivos desde el comienzo de la crisis.
El objetivo es conseguir una idea del círculo de contactos de cada contagiado para entender la extensión de la epidemia. Se suele tratar de cuidadores de personas con síntomas, además de sus convivientes o familiares estrechos que hayan estado en el mismo lugar que un caso mientras este presentaba síntomas a una distancia menor de dos metros durante un tiempo de al menos 15 minutos. Todos los contactos también tienen que realizar aislamiento domiciliario durante dos semanas.