Europa

Noticias por hora

La cifra de fallecidos diarios sube hasta 551: España registra 19.130 muertos y más de 180.000 infectados desde el inicio de la pandemia


España ha registrado en las últimas 24 horas 551 fallecidos por coronavirus, un ligero repunte con respecto al dato de la anterior jornada, cuando fallecieron 523 personas. Así, el número total de decesos desde que empezó la epidemia se sitúa en 19.130.
Según el último balance del Ministerio de Sanidad publicado este jueves el número de contagios en el país se sitúa ya en 182.816 personas, 5.183 más en el último día, mientras que los pacientes que han superado la enfermedad son ya 74.737. De manera que el 59 % de los casos confirmados continúan activos.

Aumento de los contagios: volviendo al 3 % diario

Tanto el miércoles como este jueves se ha observado un aumento del número de nuevos contagios detectados: 5.092 y 5.183 respectivamente.
Si durante los días precedentes, se había producido un descenso continuado de los nuevos positivos, hasta alcanzar este martes un incremento diario del 1,8 %, en las dos últimas jornadas se ha vuelto a rozar el 3 %.
El portavoz técnico del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, ha argumentado que este aumento es debido a que en los últimos días se están realizando un mayor número de test de detección, que están contabilizando a un mayor número de pacientes leves, lo que se confirma con el hecho de que los fallecimientos y los ingresos en unidades de cuidados intensivos no están aumentando en la misma proporción.
Además, Simón ha especificado que de los nuevos casos de esta jornada, 1.312 corresponden a pruebas serológicas. Es decir, se trata de personas que han pasado la enfermedad, porque tienen anticuerpos, pero que ya no tienen la presencia del virus y no pueden contagiar.

Mejora la situación de urgencias y UCI

La situación en los centros hospitalarios continúa mejorando durante los últimos días. Desde hace más de una semana las áreas de urgencias han notado una sensible disminución de la afluencia de pacientes, permitiendo redistribuir los recursos que habían sido concentrados en estas salas.
Las Unidades de Cuidados Intensivos han dejado de estar colapsadas, aunque aún continúan con una tasa de ocupación cercana al 100 %. El descenso de la presión asistencial de pacientes con covid-19 está permitiéndo volver a atender a enfermos con otras patologías que habían sido pospuestos ante la emergencia.

El punto negro de las residencias de ancianos

Las residencias de ancianos se han revelado como el verdadero punto negro de la pandemia en España. Aunque las cifras aún no son completas, todo hace presagiar que en estas instalaciones se han producido un porcentaje muy importante de las muertes de pacientes con covid-19.
Así, en todo el país, alrededor de 11.600 personas habrían fallecido en este tipo de instalaciones. Se trata tan solo de una estimación, pues no todos los territorios hacen públicos esta información, ni la proporcionan de manera actualizada. Además, en la mayoría de los casos, estas cifras no están contabilizadas en el recuento de fallecimientos con coronavirus oficial, pues algunas regiones solo computan los ocurridos en hospitales.
En el caso de Cataluña, han muerto en estos centros 1.810 ancianos, mientras que 5.229 han dado positivo y otros 7.069 tienen sintomatología compatible con la enfermedad. En el caso de la Comunidad de Madrid los datos son aún peores.
En Madrid, la región más afectada del país por el brote de coronavirus, se han registrado 6.056 muertes en residencias de la tercera edad desde el pasado 8 de marzo, de las que 4.953 están directamente relacionadas con el covid-19, según sostuvo el vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado.

Cataluña cambia la forma de recuento

El Gobierno catalán ha cambiado la forma de registrar las defunciones en su territorio. Hasta ahora registraba las muertes confirmadas en centros sanitarios, y desde ayer ha integrado también la información en poder de las funerarias a través de los partes de defunción. Así, según el departamento de Salud de Cataluña 3.855 personas han fallecido en hospitales, mientras que las funerarias agregan a esa cifra 1.810 fallecimientos en residencias de ancianos, 62 en centros sociosanitarios, 456 en domicilios y 914 cuyo lugar de deceso no se ha identificado.
En total serían 7.087 muertes, 3.242 más de las que estaban documentadas hasta la fecha. Por el momento, el Ministerio de Sanidad no ha integrado esta nueva forma de cómputo del Gobierno catalán en las cifras que difunde diariamente.