Europa

Noticias por hora

Más de 3.000 conductores sancionados por no respetar los límites de movilidad del estado de alarma


Otros 3.087 conductores fueron sancionados este Jueves Santo por la Guardia Civil por saltarse las normas establecidas por el estado de alarma decretado el pasado 14 de marzo. Desde hace varios días, y pese a la Semana Santa, esa viene siendo la media de vehículos interceptados por no respetar las limitaciones de movilidad establecidas para luchar contra la propagación del coronavirus.
Policía y de la Guardia Civil detuvieron este Jueves Santo a 98 personas y presentaron 11.100 propuestas de sanción por infringir las normas de confinamiento. Los agentes del instituto armado identificaron a 116.606 personas. Son los datos que han ofrecido en la rueda de prensa del comité técnico el subdirector de logística de la Policía Nacional, Jose García Molina, y el jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, José Manuel Santiago.
Han sido muchos los vídeos que en los últimos días han tratado de mostrar falsamente grandes atascos por supuestos éxodos masivos de ciudades con motivo de las vacaciones de Semana Santa, como el señalado este viernes por el general Santiago, colgado en las redes, en el que un hombre aseguraba haber llegado a Torrevieja con otros 4.000 madrileños y decía estar infectado con intención de propagar la enfermedad. El individuo fue detenido y acusado de un delito de odio. Los más de 10.000 controles de la Guardia Civil desplegados por toda España no reflejan mayores movimientos estos días festivos que otros.
Santiago volvió a alertar, no obstante, de las estafas y las campañas fraudulentas de donaciones, como una que ha descubierto la Guardia Civil que suplanta a Cáritas para pedir que se compren falsos bonos solidarios que valen 250 euros.
Por su parte, el subdirector Molina insistió en que la Policía Nacional sigue vigilando las redes sociales e hizo referencia a un vídeo viral en WhatsApp de un hombre que mostraba su barrio tranquilo al tiempo que enseñaba un arma de fuego. La policía identificó al individuo e intervino el arma, que resultó ser de aire comprimido. El autor aseguró que se trataba de una broma. “Sabemos que el confinamiento es duro y que hay momentos en los que nos supera el aburrimiento, pero estas imágenes no pueden ser una diversión y no ayudan en la detención del contagio”, dijo Molina.