Europa

Noticias por hora

Moncloa liquida las ruedas de prensa de uniformados tras la revelación del general


El Gobierno cambiará desde este domingo la dinámica de las ruedas de prensa que cada día, sobre las 11:30 de la mañana da el Comité de Gestión Técnica tras su reunión. Hasta ahora, un representante de Sanidad, generalmente el director desde 2012 del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón; uno de las Fuerzas Armadas, puesto que ha ocupado el jefe del estado mayor de la Defensa, Miguel Villarrolla; uno de la Guardia Civil, por donde han pasado el director operativo adjunto del cuerpo, Laurentino Ceña y el general José Manuel Santiago; uno de la Policía Nacional, que han sido el director operativo adjunto de la Policía Nacional, José Ángel González y el comisario José García Molina entre otros; y una portavoz de transportes, labor de la que se ha encargado la secretaria general del ministerio, María José Rallo, salían cada mañana a informar sobre la evolución de la crisis sanitaria.
Sin embargo, ahora, tras las diferentes polémicas surgidas sobre las declaraciones de los portavoces del comité, la última relacionada con el general del Estado Mayor de la Guardia Civil, José Manuel Santiago, quien dijo públicamente que durante esta crisis los cuerpos de seguridad del estado están trabajando para "minimizar el clima contrario a la gestión de crisis por parte del Gobierno", la Moncloa ha decidido reformular la puesta de escena de estas ruedas de prensa y eliminar la participación de los uniformados, es decir, de los representantes de la Policía Nacional, la Guardia Civil y las Fuerzas Armadas. Según recoge El Mundo, desde mañana se dejará paso a una presencia más importante de los responsables del Ministerio de Sanidad "un formato que todavía está por resolver", tal y como han asegurado al medio fuentes de las Fuerzas de Seguridad y de las Fuerzas Armadas.
Fuentes del Ejecutivo explican que el Gobierno ya planeaba terminar con esas ruedas de prensa hace una semana pero que la polémica de Santiago obligó a mantenerlos una semana más para que no pareciera una desautorización. Algunos ministerios no estaban contentos con la sobreexposición de estos técnicos pero la decisión de Moncloa fue que compareciera el mismo gabinete que asesoraba al presidente. El formato ha librado de comparecer a cargos políticos intermedios y ha obligado a los militares y policías y guardias civiles a buscar detalles nimios con los que llenar tanta comparecencia.
Marlaska desmintió a Santiago
Aunque el Gobierno no se ha pronunciado al respecto del motivo que hay detrás del cambio de formato en las ruedas de prensa, la realidad es que a las pocas horas de producirse el "lapus" de Santiago, el responsable de Interior, salíó a desmentir que la guardia civil estuviera, en el marco de la lucha contra las 'fake-news',contrarrestando las informaciones críticas con su Gobierno y acusó al Partido Popular y a Vox de utilizar a la Guardia Civil para atacarle, admitiendo que si existía esta orden, sería "ilegal".
Las explicaciones de Marlaska no apagaron el fuego y las explicaciones llegaron hasta la sesión de control del Gobierno en el Senado celebrada el martes y a la comisión de Interior que tuvo lugar el miércoles en el Congreso. Allí el titular de la cartera de Interior se defendió de las críticas de la oposición y sostuvo que el Gobierno ni controla ni censura las opiniones conrarias a su gestión, solo monitoriza la red para proteger al Estado y a los ciudadanos.
"No hay censura, trabajamos para proteger a la sociedad y en situaciones complejas como esta", manifestó Marlaska, que añadió que "persecución política, no hay" y que el objetivo del Gobierno es "luchar contra la desinformación". "No se tutela, se protege a los ciudadanos" y se monitorizan las redes en fuentes abiertas, lo que no significa que se ponga a la Policía Nacional y a la Guardia Civil a investigar a nadie", sostuvo el ministro.