Europa

Noticias por hora

Una pareja muere de coronavirus con minutos de diferencia tras 51 años de matrimonio

El estadounidense Buddy Baker compartió la semana pasada la historia de sus padres, que fallecieron por complicaciones del covid-19 con 6 minutos de diferencia tras pasar 51 año juntos. El hombre espera que su relato contribuya a crear conciencia sobre los peligros de la enfermedad y que la gente siga las medidas establecidas por las autoridades para contener los contagios.
Baker contó a los periodistas que sus progenitores, Stuart Baker, de 74 años, y Adrian Baker, de 72, gozaban de buena salud, pero hace tres semanas acudieron al médico y fueron diagnosticados con una neumonía leve, aunque con un pronóstico positivo. Sin embargo, su condición empeoró, y unos días más tarde, el hombre fue hospitalizado al ser asmático, mientras que su esposa, que no sufría de enfermedades previas, se quedó en casa.
Baker dice que lo que más le preocupó entonces es que su madre se quedara sola, ya que sus padres eran "virtualmente inseparables": "Nunca estaban en sitios distintos y raramente estaban en habitaciones diferentes", explicó.
Tras dar positivo por coronavirus, su padre fue ingresado en la unidad de cuidados intensivos, pero los doctores ya tenían pocas esperanzas de poder salvarle la vida. La familia no quiso informar a su esposa, pero su estado también se agravó y acabó siendo llevada también al hospital. Al día siguiente, los médicos informaron a los hijos que ninguno de los dos iba a sobrevivir, ya que sus órganos estaban dejando de funcionar.
La familia autorizó a los médicos a desconectar los ventiladores que los mantenían con vida, pero pidieron al hospital un último deseo, que Stuart y Adrian, aunque ya estuvieran sedados, fueran llevados a la misma habitación. Ese mismo día, los Baker fallecieron el uno junto al otro con pocos minutos de diferencia.
Su hijo insiste ahora que todo el mundo tiene tomar medidas para prevenir otras muertes. "Nada se puede hacer, desgraciadamente, para que vuelvan nuestros padres. Pero con suerte podemos salvar la vida de otra gente haciendo algo para detener la propagación de este virus", señaló.