Europa

Noticias por hora

Dennis Rodman cuenta cómo se emborrachó con Kim Jong-un, lo vio cantar karaoke y jugó con su hija el día que se conocieron


El exbaloncestista estadounidense Dennis Rodman, reveló recientemente los detalles de su primer viaje a Corea del Norte en el 2013 junto al equipo Harlem Globetrotters y la noche de borrachera que vivió junto al líder del país, Kim Jong-un, a pesar de no tener idea de quién era cuando llegó. 
La exestrella de la NBA habló de su primer encuentro con Kim Jong-un —a quién después prometió "que será su amigo para toda la vida"—, durante el podcast de Mike Tyson, 'Hotboxin', y contó que inicialmente estaba previsto que fuese Michael Jordan quien viajara al país asiático, pero tras su negativa, se lo ofrecieron a él.  
"Cuando me pidieron que fuera a Corea del Norte, pensé, 'Hey, hombre, sí, iré", explicó Rodman. "Estaba pensando que iba a hacer un show de autógrafos y jugar un partido de baloncesto. No sabía nada sobre Corea del Norte".
"Le dije a mi agente: 'Iré allí, siempre y cuando esté a salvo'. Fue genial, cuando bajas del avión hay una alfombra roja, todos están de traje", continuó el exdeportista. "Entras y hay 80 personas alrededor de la pared sentadas allí y yo estoy en el medio y me preguntan: '¿Estás feliz de estar en Corea del Norte?
Rodman confesó que a pesar de la gran bienvenida que recibió al llegar al país, en un momento llegó a pensar que iría a la cárcel, sin sospechar que estaba a punto de conocer al emblemático líder, con el que después llegó a establecer una estrecha relación.

El primer encuentro

"Cuando lo conocí por primera vez, estaba con los Harlem Globetrotters y no estaba jugando, así que algunas personas me pidieron que fuera con ellos", relató. "Pensé, voy a ir a la cárcel".
No obstante, el exdeportista fue acompañado hasta las gradas, donde tenía que celebrarse el partido de baloncesto, y le ofrecieron sentarse frente un escritorio. "Lo siguiente que sé es que 22.000 norcoreanos se ponen de pie y comienzan a aplaudir", recordó Rodman, agregando que creyó que las ovaciones iban dirigidas a él.
"Entonces saludo y alguien me dice: 'No, eso es para él' y señala a Kim Jong-un. Le pregunté '¿Quién es ese tipo?' y me dijeron 'ese es nuestro líder'", así el exbaloncestista descubrió quién era el hombre que en aquel momento estaba a su lado.
Según Rodman, después de disfrutar juntos del partido y hablar sobre su pasión por el baloncesto, el líder norcoreano ofreció a la exestrella de la NBA volver a reunirse durante la cena. 
"Nos encantaría que volvieras, disfrutamos de tu compañía. Vamos a cenar esta noche, un poco de karaoke y tomar un poco de vodka", recuerda Rodman las supuestas palabras de Kim Jong-un.
"Lo siguiente que recuerdo es que estamos cenando y estamos borrachos como una mierda, él comienza a cantar karaoke y no tengo idea de qué demonios está diciendo. Todo el mundo comienza a aplaudir y luego sale esta banda de chicas de 18 personas y estas chicas eran geniales, pero solo tocaron una canción. Solo una jodida canción. Fue el tema de 'Dallas'", reveló la leyenda de los Chicago Bulls.

Nada de política

Desde ese viaje, Rodman continuó siendo un buen amigo del líder de Corea del Norte, pero insistió en que no le habla sobre política. 
"Hemos sido muy buenos amigos después de eso. ¿La política?, no me involucro con eso. Llegué a relacionarme a través del deporte, nunca hablo de política con él", aseguró el exjugador, que alguna vez llegó a calificar al mandatario como "un niño grande".
"Él tiene una niña. Cuando fui allí, solo tenía 6 meses, así que estuve jugando con la bebé todo el tiempo. Todos nos lo pasamos muy bien en esta isla que tiene con su esposa y esas cosas. Fui lo suficientemente inteligente como para hacer una cosa, le traje un jersey de bebé Dennis Rodman", afirmó.

El teléfono rastreado

El ícono del baloncesto, de 58 años, fue más veces a Corea del Norte para ver al líder, e incluso viajó a Singapur en el 2018, el mismo día que Kim Jong-un y el presidente de EE.UU., Donald Trump, se reunieron allí por primera vez. La exestrella de la NBA, que realizó el viaje sin invitación, fue localizado en un hotel, ubicado a 200 metros del que sirvió de cuartel general a Kim y su delegación. 
Sin embargo, durante el programa Rodman reconoció, que, como resultado de sus visitas, sus llamadas telefónicas ahora están controladas por el FBI
"Es por eso que tengo un teléfono plegable. Realizan un seguimiento de mis llamadas todo el tiempo. Todos los días desde que fui allí. Es por eso que tengo estos teléfonos móviles", aseguró. 
Asimismo, cuando Tyson le preguntó sobre la "inanición y tiranía" que para muchos rige en el país, Rodman confesó: "No vi nada de eso. No vi [el país] en esa profundidad".