Europa

Noticias por hora

Fragatas de la Armada Bolivariana zarpan para escoltar el primer buque iraní que transporta combustible a Caracas


Varias fragatas de la Armada Bolivariana zarparon este sábado a las aguas del mar Caribe para escoltar al primero de los cinco buques petroleros iraníes que transportan un cargamento de combustible para abastecer a Venezuela, según se desprende de las imágenes publicadas por el Ministerio para Relaciones Interiores, Justicia y Paz.   
"Patrulleros de nuestra Armada Bolivariana partieron al encuentro del primer buque petrolero de Irán, que debe entrar alrededor de las 7 p.m. (hora de Caracas) a aguas territoriales venezolanas", comunicó el ministerio.  
Desde el organismo, asimismo, precisaron que los otros cuatro petroleros arribarán a las costas del país sudamericano en los próximos días.
"En nombre de Nicolás Maduro y de toda Venezuela saludamos y le damos la bienvenida a los barcos de la República Islámica de Irán", escribió este sábado en su cuenta de Twitter el ministro del Poder Popular de Petróleo y vicepresidente de Economía, Tareck El Aissami, agregando que "esta cooperación energética apunta al desarrollo integral en beneficio" de los pueblos de ambos países.
"La cooperación energética entre Irán y Venezuela se fundamenta en el intercambio científico y del desarrollo productivo de la industria de hidrocarburos, además de la experiencia que nos une como países OPEP", declaró El Aissami. 
Este miércoles, el ministro para la Defensa de Venezuela, el general en jefe Vladimir Padrino López, afirmó que, "apenas entren a la zona económica exclusiva, [los buques petroleros iraníes] serán escoltados por naves, buques y aviones" de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.
La llegada de estas embarcaciones ocurre en un contexto de tensiones, luego de que el Gobierno de EE.UU. amenazara con usar la fuerza militar para impedir la entrada de los tanqueros iraníes a Venezuela. 
En este contexto, el embajador de Venezuela ante la ONU, Samuel Moncada, ha enviado al secretario general del organismo, António Guterres, una carta para alertar sobre esta amenaza, calificándola de "acto de guerra establecido en el Derecho Internacional".