Europa

Noticias por hora

La Policía tiene una idea de "cómo murió Madeleine McCann" pero desconoce dónde puede estar enterrada


La Policía que investiga el caso de Madeleine McCann, la niña inglesa que despareció hace 13 años en Portugal, considera que la menor fue asesinada. Al parecer, los agentes tienen una idea de "cómo murió" pero desconocen dónde puede estar enterrada, informan medios británicos.
El principal sospechoso del crimen es un delincuente sexual alemán de 43 años, identificado como Christian Brueckner, que podría ser el responsable de al menos otras tres desapariciones de menores.
Al respecto, el editor en jefe del tabloide alemán Bild, Julian Reichelt, comentó en el programa 'Good Morning Britain' de ITV que los policías "tienen una idea de cómo murió Madeleine McCann y cómo se realizó el asesinato, pero no saben dónde pudo haber sido enterrado el cuerpo".
Asimismo, el periodista reveló que las autoridades están interesadas en Brueckner porque tiene "conocimiento" del secuestro, lo cual refuerza su condición de sospechoso y la hipótesis de que estuvo involucrado en el presunto asesinato de la niña. Sin embargo, los agentes continúan recabando evidencias sobre el caso.
Previamente, el fiscal alemán Hans Christian Wolters afirmó que tienen "pruebas contundentes" de que la niña, de 3 años, fue asesinada después de ser secuestrada en Praia da Luz el 3 de mayo de 2007, señalando que, actualmente, Brueckner es el único sospechoso.
"Tenemos cosas que no podemos comunicar que hablan de la teoría de que Madeleine está muerta, incluso si tengo que admitir que no tenemos el cuerpo", explicó el fiscal en una entrevista a Sky News. Asimismo, hizo un llamado a la población para recopilar más información sobre el sospechoso, como los lugares donde ha vivido o sus contactos, entre otros datos.  

¿Quién es el sospechoso?

Christian Brueckner, natural de la localidad alemana de Wurzburg, vivió en Portugal entre 1995 y 2007. En el pasado, el hombre ya fue condenado varias ocasiones por abuso de menores, además de haber estado implicado en tráfico de drogas y robos en hoteles y casas de vacaciones en el país luso.
Actualmente, cumple una condena de siete años en la cárcel de la ciudad alemana de Kiel por violar a una turista estadounidense de 72 años en Portugal.