Europa

Noticias por hora

El CGPJ evita el cuerpo a cuerpo con Iglesias tras sus ataques al Poder Judicial


El Consejo General del Poder Judicial no ha querido entrar al trapo con Pablo Iglesias. Tras suspenderse este martes el tercer grado a cinco de los presos del 'procés', el vicepresidente salió en su defensa y lanzó un dardo contra la judicatura a través de Twitter: "Sospecho que muchos ciudadanos en Cataluña y en el conjunto de España volverán a tener la sensación de que la justicia no siempre es igual para todos". El mensaje es similar al que dejó caer en abril, cuando la diputada de Podemos Isa Serra fue condenada, pero mientras que el CGPJ criticó sus declaraciones en aquella ocasión, esta vez ha optado por guardar silencio: por mucho que mantenga el mismo tono contra el Poder Judicial, el órgano de gobierno de los jueces ha evitado el cuerpo a cuerpo con el vicepresidente.
Las declaraciones de Iglesias se produjeron a través de una serie de mensajes publicados en Twitter. "Sobre la suspensión de la semilibertad a Junqueras, Cuixart, Forn, Sànchez y Romeva: 1. He visitado a los 5 en prisión y no albergo ninguna duda sobre su compromiso con la democracia y el diálogo aunque no comparta en absoluto su proyecto. 2. No me corresponde valorar la calidad jurídica de una decisión judicial pero, políticamente, la suspensión de la semilibertad de los presos independentistas es una mala noticia para los que defendemos el diálogo para afrontar el conflicto en el marco legal vigente. 3. Sospecho que muchos ciudadanos en Catalunya y en el conjunto de España volverán a tener la sensación de que la justicia no siempre es igual para todos. Que esa sensación se abra paso es malo para nuestra democracia".
El vicepresidente repite así la misma idea que lanzó el pasado abril, cuando el Tribunal Superior de Justicia de Madrid condenó a la portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid, Isa Serra, a 19 meses de cárcel: "Las sentencias se acatan (y en este caso se recurren) pero me invade una enorme sensación de injusticia. En España mucha gente siente que corruptos muy poderosos quedan impunes gracias a sus privilegios y contactos, mientras se condena a quien protestó por un desahucio vergonzoso", sostuvo entonces en Twitter. El 23 de abril, defendió de nuevo esta idea en rueda de prensa: "El estado de alarma no prohíbe que la gente pueda criticar". "En democracia no está prohibido criticar las sentencias". "Quien quiera poner una mordaza a los españoles creo que piensa que vive en un Estado autoritario".
Lejos de guardar silencio, el CGPJ no dudó en responder al vicepresidente por el "profundo malestar" que había generado en la judicatura: "No solo cuestiona una actuación judicial, sino que también propaga una sospecha de falta de imparcialidad de los jueces españoles, que, según él, otorgarían un trato desigual y privilegiado a unos colectivos que, por su influencia y contactos, serian impunes a la acción de la justicia". El comunicado concluía entonces con un llamamiento a todos los miembros del Gobierno: "No menoscaben la imagen de quienes día a día velan por los derechos y garantías de que gozan todos los españoles en su condición de ciudadanos de un Estado de Derecho". "La primera obligación de un responsable público es no contribuir al desprestigio de las instituciones democráticas y, dentro de ellas, el Poder Judicial".
La de abril no fue la primera vez que el CGPJ daba un toque de atención al líder de Podemos: el 15 de enero, también criticó las declaraciones en las que afirmaba que la Justicia española había resultado humillada por los tribunales europeos y reclamaba la "desjudicialización del conflicto en Cataluña". Al igual que ocurrió en abril, el CGPJ le pidió "moderación, prudencia y mesura", recordándole que los jueces "persiguen en todo momento el cumplimiento de la Ley". Declaraciones institucionales como estas no son inéditas, pero sí se cuentan con los dedos de una mano. El CGPJ lanzó otra pidiendo mesura al exministro de Justicia Rafael Catalá por cargar contra uno de los jueces de la Manada y en otra anterior criticó las afirmaciones del exministro de Interior Jorge Fernández Díaz ante la excarcelación del etarra Santi Potros.

Pese a ello, cuando parecía que Iglesias iba a recibir el tercer toque de atención, el CGPJ ha preferido guardar silencio: consideran que ya está todo dicho. La decisión llega después de que el órgano aplazara este martes la votación de cinco nombramientos discrecionales "ante la confirmación de la existencia de negociaciones entre los grupos parlamentarios para la renovación del órgano de gobierno de los jueces", cuyo mandato venció hace más de año y medio. Con los partidos discutiendo la nueva composición del CGPJ, la Comisión Permanente no ha querido responder al último ataque del líder de Podemos.