Europa

Noticias por hora

Bartomeu echa a Setién, no dimite y no es capaz de dar la cara


Quique Setién, en el último partido como entrenador del Barcelona. (Reuters)El FC Barcelona destituye a Quique Setién y traslada las elecciones previstas para el próximo verano a mediados del mes de marzo. Estas son las decisiones que ha tomado la Junta directiva después de reunirse durante cuatro horas -desde las 11 a las tres de la tarde-. Luego hubo que esperar otras cinco… para un comunicado. Sí, después de terminar la temporada en blanco sin ningún título y con el ridículo del 2-8 ante el Bayern que ha dado la vuelta al mundo, todo se ha despachado con un comunicado a las ocho de la tarde. Bartomeu, acostumbrado a irse de rositas en crisis anteriores (en pleno confinamiento dimitieron seis directivos tras el escándalo de las redes sociales) lo ha vuelto a hacer. No dar la cara es otra de sus especialidades y ni siquiera el terremoto a todos los niveles que provocó la estrepitosa derrota de Lisboa ha sido suficiente para que el presidente convoque una rueda de Prensa para explicarse ante sus socios y seguidores.
Setién, cabizbajo por la eliminatoria frente al Bayern. (EFE)Setién, cabizbajo por la eliminatoria frente al Bayern. (EFE)
Este fin de semana desde el propio club se daba por hecho que Bartomeu hablaría tras la reunión de la Junta, pero el máximo dirigente azulgrana escurre el bulto una vez más y en un momento muy crítico para el Barça tanto en el terreno deportivo como el institucional, habiendo tocado fondo, como lo definió Piqué, que además le apuntó: “El club necesita cambios. Y no hablo del entrenador ni de los jugadores”. Que Setién estaba sentenciado lo sabía todo el mundo desde que se terminó el partido de Da Luz y que el presidente no dimitiría era previsible, pero que no sea capaz de dar respuestas a las preguntas y argumentos del por qué de sus decisiones, de la razón por la que ha decidido agotar su mandato, es bochornoso.
Quique Setién se marcha, le echan, después de dirigir al Barça durante 25 partidos con un balance de 16 victorias, cuatro empates y cinco derrotas. La última ante el Bayern fue especialmente dolorosa por la humillación del 2-8, pero el técnico ya estaba sentenciado desde antes de que se disputara el partido de Lisboa. Messi bajó el pulgar públicamente después de la derrota del equipo ante el Osasuna y le amnistió después de una reunión con el entrenador para que pudiera llegar al partido ante el Nápoles. Fue una tregua sin más porque hacía tiempo que la estrella había dejado claro con sus gestos que no tenía química con Setién ni mucho menos con su segundo, Eder Sarabia, al que ignoró durante una pausa de hidratación en en Balaídos.
Bartomeu, a su llegada hoy a las oficinas del club. (Reuters)Bartomeu, a su llegada hoy a las oficinas del club. (Reuters)
El cántabro no es el principal problema del Barça, pero tampoco ha sido la solución a corto plazo. Alejado de sus ideas cruyffistas, su análisis de la situación siempre pareció equivocado ya que a pesar de la evidente deriva del equipo partido tras partido, siempre salía a rueda de prensa a decir que el Barça jugaba bien, que poco a poco asimilaba sus conceptos y que estaba muy satisfecho de la labor que realizaba. El 2-8 ante el Bayern también le desnudó, se quedó sin discurso y sin excusas. Setién es el segundo técnico que despide la Junta esta temporada después de que en enero echaran a Valverde porque, según argumentó Bartomeu: “El equipo necesita un impulso y sabemos que Setién es un enamorado de Johan Cruyff como jugador y y como entrenador y esta también es una forma de acercarte al club porque su filosofía es similar a la nuestra”. Tal cual.
Koeman es el elegido
El siguiente ahora, si no se tuercen las negociaciones a última hora, será Ronald Koeman al que el club espera poder confirmar este martes como nuevo entrenador. El héroe de Wembley 92 cuando el Barça conquistó su primera Copa de Europa gracias a un gol de falta, tiene contrato vigente con la selección de Holanda y ya fue una opción en enero antes de Setién, pero entonces Koeman estaba centrado en la Eurocopa que debía celebrarse este verano y que se suspendió por el coronavirus. El desbarajuste en la entidad es tal que él tampoco era la primera opción para sentarse en el banquillo, sino Pochettino con el que el secretario técnico Ramón Planes se reunió en Barcelona hace una semana, pero después del cataclismo de Lisboa, Bartomeu era consciente de que la masa social no tragaría con un entrenador que había renegado del Barça por su pasado españolista. “Mis lazos emocionales hacen que sea imposible entrenar al Barça. Están en Barcelona, pero con el Espanyol. Hay valores en la vida que no se pueden comprar. No puedo cambiar mi sentimiento. Todo con el Espanyol es tan intenso que cuando te sientes identificado con un club pasa eso”, afirmó Pochettino hace tan solo dos años.
Koeman, en una rueda de prensa como seleccionador holandés. (EFE)Koeman, en una rueda de prensa como seleccionador holandés. (EFE)
Koeman no genera rechazo, tiene experiencia, personalidad y carácter, aunque por mucho que se empeñen no podrán manosear el nombre de Cruyff aunque los dos sean holandeses. Su fútbol ha evolucionado y en la selección fue capaz de emprender una revolución con jugadores jóvenes, conoce el club y al entorno. Y además, le servirá a Bartomeu cuando le presente para volver a sonreír y decir que no es el día para hablar de otras cosas que no sean Koeman. El holandés será su nuevo parapeto.