Europa

Noticias por hora

cuando veo que no puedo seguir soportándolo, aguanto aún un momento más y entonces sé que puedo soportar cualquier cosa


“Y cuando veo que no puedo seguir soportándolo, aguanto aún un momento más y entonces sé que puedo soportar cualquier cosa.” La frase la decía Meryl Streep, cual Karen Blixen, al final de Memorias de África, cuando después de quemársele la cosecha de café, su amante Denis Finch-Hatton, en la piel de Robert Redford, se mataba en un accidente aéreo. Así están las cosas en la Zarzuela: cuando ya parece que han superado una dura prueba, se les presenta otra peor, pero también la aguantan.
El último capítulo del caso del emérito no está escrito, sino grabado y además, en la BBC, la icónica emisora británica que en su día albergó las proclamas de Winston Churchill y que el pasado jueves radió una entrevista con Corinna Larsen, quien a punto de ser sometida al escrutinio de la justicia, en Suiza y en España, optó por lanzar un órdago. No era la primera vez y quizá no sea la última, desde que hace un par de años el fiscal suizo Yves Bertossa optara por investigarla por blanqueo de capitales y fraude fiscal para averiguar el origen de 65 millones de euros que pasaron a sus manos, procedentes de la cuenta de una fundación del rey Juan Carlos I. Y desde entonces, la estrategia de defensa de Larsen ha consistido en mostrar todas sus cartas, tuviera o no buen juego.
La entrevista de la BBC llegó tres días después de que la Casa del Rey confirmara que el rey Juan Carlos no sólo viajó de Vigo a Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos), como ya se sospechaba, sino que desde el 3 de agosto, día de su llegada, aún permanecía allí. No fue una escala, como se suponía, sino una estancia de cuya duración no se tienen noticias.
La Zarzuela había tragado durante dos semanas con el sambenito de la falta de transparencia, por no comunicar el paradero del rey Juan Carlos, habida cuenta de que sí habían comunicado oficialmente su salida de España. No lo hicieron, en parte, porque no se lo podían creer.
El rey Juan Carlos, en lo que él denominó “un paréntesis”, había elegido EAU, a pesar del sofocante calor que estos meses hace imposible allí la vida exterior, y concretamente Abu Dabi, la base de operaciones de los negocios que organizó Corinna Larsen, amparada por su condición de amante real.
Corinna Larsen dio una entrevista a la BBC relatando los detalles de su relación amorosa y económica
Quien fue considerado piloto del cambio, quien transformó un régimen dictatorial en una monarquía parlamentaria, la cara internacionalmente reconocida de la democracia española se refugiaba en un país de monarquía absoluta, en el que no hay elecciones, ni división de poderes, ni instituciones libres, por más que en los últimos años hayan proyectado al mundo una imagen de modernidad. La operación salida, presentada como un alivio de la presión que tanto el Rey, como la Zarzuela, sufrían desde que se conocieron las presuntas irregularidades financieras del rey Juan Carlos, se desbarató tras conocerse su estancia en la capital emiratí.
Mientras tanto, los Reyes acometían con rigor, austeridad y cercanía los actos programados durante su estancia de diez días en Mallorca, incluidos los desplazamientos a Menorca y Eivissa. Unas no vacaciones dedicadas al contacto con la ciudadanía y a alejarse de los habituales escenarios de regatas, cenas y paseos intrascendentes heredados del anterior reinado. “Que nada me turbe, que nada me espante”,parece ser el lema, prestado por Santa Teresa de Jesús, que ha adoptado el Rey en estos tiempos convulsos, en los que su propio padre incumple con su manifiesto deseo de facilitarle el ejercicio de sus funciones “desde la tranquilidad y el sosiego que requiere tu alta responsabilidad”, según consta en la carta en la que le anunció su traslado, “en estos momentos”, fuera de España.
Pero, el rey Juan Carlos también tiene quien le escriba. Más de setenta exministros, expresidentes autonómicos, embajadores y otros altos cargos, desde Esperanza Aguirre a Alfonso Guerra, que ejercieron sus funciones durante el reinado de Juan Carlos I, hicieron público el pasado miércoles un comunicado en el que defendían su figura y su legado. La reivindicación de un pasado glorioso frente a un presente confuso y un futuro incierto.
Las vacaciones más solitarias de Sofía
En el álbum de las no vacaciones de los Reyes en Mallorca ha faltado una foto: la de la reina Sofía junto a los Reyes. A diferencia de los seis años anteriores, desde que en el 2014 Felipe y Letizia acudieron por primera vez como Reyes a Marivent, este mes de agosto la reina Sofía no ha compartido plano con ellos, ni tampoco con sus nietas Leonor y Sofía. Lo hizo cada año, de forma oficial, en la recepción que ofrecían los Reyes en el palacio de La Almudaina (suspendida este año por la Covid-19) y también en salidas privadas con los Reyes y sus hijas. Esta vez, en los diez días que han coincidido en Marivent, aunque ocupan diferentes casas, la familia ha compartido ocio, comidas y también conversaciones, pero ha sido la propia Sofía quien ha querido salir del plano, para respetar las decisiones de su hijo y, también, como siempre, para cumplir su papel de leal compañera del rey Juan Carlos. Instalada en Marivent desde el 24 de julio, fue vista por primera vez en público el 4 de agosto, un día después de la partida del rey emérito, de paseo por Palma junto a Irene de Grecia, y este miércoles, después de que los Reyes regresaran a Madrid, volvió a aparecer, acompañada, además de por su hermana, por sus parientes Tatiana Radziwill y Jean Fruchaud