Europa

Noticias por hora

Las hospitalizaciones se cuadruplican en un mes por el aumento de casos


Se le llame segunda ola o incremento sostenido de nuevos casos de coronavirus, la situación epidemiológica de España ha empeorado desde la primera semana de julio. En un mes, la incidencia acumulada se ha multiplicado por ocho, de los 10 casos por 100.000 habitantes que se registraban el 7 de julio a los 79,8 que registró Sanidad el viernes pasado (los fines de semana no ofrece datos). Un aumento de contagios que se ha traducido en incremento de casos graves que necesitan ingresar en los hospitales. Si a principios de julio se registraban unos 150 hospitalizados con fecha de ingreso en los siete días anteriores, ahora rondan los 650 —el viernes pasado, el último con datos disponibles, eran 677—, más de cuatro veces más.
Los hospitales viven una calma tensa ante el aumento de los brotes —hay 580 activos— y se preparan para lo que pueda llegar en las próximas semanas. Algunos abren nuevas plantas covid, otros están pensando restringir las vacaciones de sus profesionales… Todos tienen planes de contingencia para empezar a suspender actividad ordinaria o para disponer de más camas. Lo que aprendieron en el confinamiento les permitirá ser flexibles ahora.
La situación es muy heterogénea en función de la comunidad autónoma. Aragón es la que tiene mayor presión, con 514 camas ocupadas por pacientes con coronavirus. De ellos, 44 están en unidades de cuidados intensivos. Los servicios de urgencias están tratando diariamente entre 150 y 200 personas con covid o con sospecha de padecerla, aunque en los últimos días la situación parece que se estabiliza, “con incrementos diarios en la ocupación de camas por debajo del 5%”, señala José María Abad, director de Asistencia Sanitaria de Aragón. Esta comunidad ha llegado a plantear suspender días libres de los profesionales y pedir ayuda a sanitarios jubilados. Por ahora solo se están haciendo cambios voluntarios de vacaciones. Varias comunidades limítrofes han ofrecido sus hospitales a Aragón por si necesita hacer traslados.
La presión se nota especialmente en centros pequeños, como el hospital de Aranda de Duero (Burgos), cuya población se encuentra confinada desde el viernes. El sábado ingresaron cuatro personas con coronavirus (ya había una), lo que ha obligado a suspender todas las visitas de familiares a enfermos ingresados.
A medida que aumentan los casos positivos, suben también las hospitalizaciones, aunque se nota varios días después, explica el epidemiólogo Jesús Molina Cabrillana. Según los últimos datos del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), aproximadamente un 5% de los contagios que se detectan (desde el 10 de mayo hasta ahora) acaban ingresados. Es decir, si hay 200 casos, 10 personas acabarán en el hospital. El sistema detecta primero los casos leves, incluso a los asintomáticos (son el 50% según el ISCIII), pero días después aparecen las formas más graves de la enfermedad. Un 0,4% de los contagiados ingresa en la UCI y la misma proporción fallece.
Este informe, actualizado a 6 de agosto, ha detectado que el aumento de las hospitalizaciones se ha producido a partir de primeros de julio, mientras que los ingresos en UCI y las defunciones han crecido a partir de la última semana de julio. Hace un mes, Sanidad notificaba de media siete ingresos en UCI con fecha en la semana precedente. Ahora el promedio está en 40. El trabajo, que se publica semanalmente, destaca una novedad. Si antes el mayor crecimiento se producía entre los jóvenes, por primera vez detecta un repunte en los mayores de 69 años, la población más susceptible al virus. La tendencia “es preocupante”, asegura Molina Cabrillana, porque se podría traducir en mayor impacto clínico, es decir, en más ingresos por complicaciones, y más mortalidad.
Murcia, que también ha visto crecer sus ingresos en las últimas semanas, ha decidido dejar de centralizar solo en dos hospitales (Virgen de la Arrixaca en Murcia y Santa Lucía en Cartagena) los casos de covid. Para evitar que estos dos centros se saturen de pacientes, ha decidido abrir los demás a los nuevos contagios.

Contratos de verano

En Mallorca, el hospital de Son Espases ha vuelto a destinar una unidad de hospitalización a enfermos con coronavirus. Andalucía, con una de las incidencias más bajas (27 casos por 100.000 habitantes), ha hecho contrataciones adicionales para el verano para garantizar que los centros sanitarios puedan atender los nuevos contagios, asegura un portavoz. Actualmente, en los hospitales andaluces hay 106 pacientes hospitalizados con covid, de los cuales 17 están en UCI.
Según los últimos datos, del viernes pasado, la Comunidad Valenciana (con una incidencia acumulada de 46 casos por 100.000 habitantes) tenía 160 personas ingresadas en hospitales y 15 en la UCI, de un total de 2.073 casos activos. Los hospitales se están preparando para recibir más pacientes si llegara el caso. En la comunidad hay tres grandes hospitales de campaña preparados (en Valencia, Alicante y Castellón) con más de 800 plazas. En Cataluña, los grandes hospitales de Barcelona tienen planes de contingencia para abrir camas o unidades si fuera necesario. De momento aseguran que están absorbiendo los nuevos casos sin problema.
En Galicia la incidencia de contagios está de momento lejos de la que sufren Aragón, Cataluña y Madrid, con 23 positivos ingresados y solo dos en UCI. Pero en los hospitales gallegos se vive una “tensión vigilante” ante el regreso del virus. No se han tomado medidas drásticas pero se han aumentado las reservas de material, se cuenta con más camas que las habituales en verano y los circuitos asistenciales para separar a los infectados que fueron improvisados hace cinco meses están ya bien organizados gracias a las “reformas estructurales” que se han acometido en los últimos meses, explica Ramón Barreiro, portavoz en Galicia del sindicato médico CESM.
“Lo que sí se mantiene es el desgaste psicológico que ha sufrido el personal sanitario, porque esta vigilancia armada, esta sensación de que el virus vuelve, hace mucha mella”, explica Barreiro. El pasado 9 de julio fue un día especial en el hospital de A Coruña. Por primera vez desde el estallido de la pandemia, no había en sus habitaciones ni un solo paciente de covid. Justo un mes después, el centro tiene a una docena de infectados hospitalizados y su área sanitaria concentra más de la mitad (302) de los 591 casos activos que registra toda la comunidad gallega. En la comarca de A Coruña se han duplicado los contagios en solo una semana.