Europa

Noticias por hora

Una aparente forma leve de covid-19 en un joven de 21 años desemboca en insuficiencia orgánica


El estadounidense Spencer Rollyson sintió los primeras síntomas de coronavirus en mayo, parecía un resfriado y estos duraron unos días. Dos semanas después estaba en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en estado grave.
"Nunca pensé que a los 21 estaría al borde de la muerte", dijo este martes Rollyson durante la entrevista a la cadena CNN.
Desde el principio la infección parecía una gripe o un resfriado, y los síntomas duraron unos días. Una semana y media o dos después, comenzó a sentirse mal, contó.
Rollyson entró en la sala de emergencias con una fiebre de 39,7 °C. Varias pruebas —incluidas radiografías de tórax y tomografías computarizadas para encontrar la raíz del problema— no mostraron nada inusual, si bien pronto tuvieron que llevarlo a la UCI. 
Fue entonces cuando todo comenzó a complicarse, dijo. "En dos días, mi cuerpo se deterioró rápidamente".
La historia del estadounidense centra la atención en un problema que muchos expertos consideran grave a la hora de hablar del coronavirus entre los jóvenes: si bien muchos parecen superar la infección sin síntomas, todavía no se sabe cómo reaccionará cada individuo al virus.
En caso de Rollyson, su cuerpo entró en una fase hiperactiva tratando de combatir el coronavirus antes de sufrir insuficiencia cardíaca, insuficiencia respiratoria aguda y sepsis grave. Semanas después de su recuperación, Rollyson todavía toma medicamentos para equilibrar la presión arterial y controlar la frecuencia cardíaca. Asimismo, los médicos le han avisado que probablemente tenga que seguir tomando medicamentos hasta el año que viene como mínimo.
"Casi se me fue la vida hace un mes. Así que no es algo con lo que valga la pena jugar. Solo tenga cuidado, use sus máscarillas, lávese las manos", advierte el joven.