Europa

Noticias por hora

Pedro Sánchez acusa al PP de "no cumplir la Constitución" frente a Podemos, que sí lo hace


El arranque del curso parlamentario en el Congreso ha certificado hoy que nada ha cambiado en la política española La misma tensión escénica, iguales acusaciones gruesas y un enfrentamiento feroz entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de la oposición, Pablo Casado. A pesar de las llamadas a la unidad que Sánchez ha incorporado a su discurso y de sus continuas peticiones a negociar los Presupuestos y desbloquear la renovación del CGPJ ,el Tribunal Constitucional y el Defensor del Pueblo, el jefe del Ejecutivo ha insistido en sus críticas al PP. Su comparecencia ayer en el Senado fue un ensayo de lo que se ha repetido hoy en el Congreso. Sánchez ha asegurado que el PP "ha decidido no ayudar a la sociedad española" y ha reprochado a Casado que se escude en las críticas que Unidas Podemos hace a la monarquía -uno de sus argumentos en contra de una negociación-. Podemos, ha dicho Sánchez, en algunas cuestiones (como su defensa de la República) está al margen de la Constitución pero ellos "cumplen la Constitución y ustedes no", en referencia a su negativa a pactar las instituciones pendientes. Se trata de unas acusaciones que ya lanzó ayer pero que hoy han resonado con más intensidad en el Congreso. Casado ha continuado con sus críticas al Gobierno por la gestión de la pandemia y precisamente ha preguntado por ello a Sánchez. Por qué la segunda oledada de contagios "le pilló de vacaciones" y la primera "convocando manifestaciones" y por qué "ha ocultado" que el virus "sigue matando" y ha "abandonado" a los trabajadorEs, las empresas y los autónomos, por ayudas que no se están cobrando. Según el dirigente popular, el presidente del Gobierno tiene que asumir su responsabilidad por "haber mentido" a los españoles. Sánchez ha defendido la labor del Ejecutivo y ha demandado de nuevo "unidad" para desterrar la gestión sanitaria de la lucha partidista, aprobar los Presupuestos que deben canalizar la ayuda europea y renovar las órganos pendientes. Ha afeado a Casado su "no absoluto" y ha dicho que le gustaría que "tendiera puentes y dejara de bloquear la necesaria renovación de las instituciones constitucionales". El diálogo entre ellos sigue anclado en que el Gobierno entiende que el PP ha utilizado la pandemia para hacerles caer y la oposición asegura que ofrece llegar a pactos de Estado en temas sanitarios y otros asuntos. "No nos pida arrimar el hombro al precipicio para salvarse. Cuando quiera hacer algo bueno para los españoles, nos tendrá a su lado. Mientras siga perjudicándoles, nos tendrá enfrente", ha indicado Casado. "Le ofrecí despolitizar la elección del CGPJ y de la Fiscalía pero prefiere entregárselo a un partido imputado que carga contra el Rey y la Justicia. Usted lo que exige es nuestra rendición incondicional", ha proseguido.

"El peor Gobierno en 80 años"

El resto de la sesión ha discurrido por los mismos derroteros. El portavoz de VoxSantiago Abascal, ha esbozado un panorama similar sobre la situación de España, ha confirmado la presentación de la moción de censura en septiembre y ha afeado la reforma de la Ley de Memoria Histórica. "Son ustedes una catástrofe con patas para España, preside el peor Gobierno de este país en 80 años", ha dicho Abascal, dando por sentado así que los del dictador Francisco Franco fueron mejores. "La mayor destrucción del PIB y la mayor deuda pública", ha apuntado. Su alegato ha recibido un sonoro aplauso de su bancada, al igual que antes le ha sucedido al propio Sánchez y a Casado. Una prueba más de la enorme polarización de la política española. En su respuesta, el presidente le ha cuestionado que equipare gobiernos "democráticos" con gobiernos "de la dictadura franquista". "Viene a decir que echa de menos algunas formas de gobernabilidad afortunadamente superadas". Y tras sus críticas a la Ley de Memoria Histórica, Sánchez ha ratificado que la modificación que prepara el Gobierno va "a prohibir e ilegalizar a fundaciones que defienden la dictadura franquista como la Fundación Francisco Franco". Según el jefe del Ejecutivo, Vox sólo quiere "polarizar a la sociedad española" y "sembrar odio".